¡Nunca jamás en la vida lo voy a hacer!

Sophieandlili.bigcartel.com

Famosas palabras ¿no creen? Cuando veía a los hijos de mis amigas o simplemente niños con los que me topaba, decía para mis adentros “Nunca lo voy a hacer, jamás en la vida, pobres niños, malas madres” jajajaja y es ahora con un retoñito de 22 meses y otro en camino que la lista cambia….

La lista:

Mi hijo/hija:

  • Siempre va a estar peinada, siempre que se deje y quiera
  • Siempre va a estar limpia su carita, si hay gritos de por medio, lo hacemos rápido pero no siempre con los mejores resultados.
  • Las manos, pulcras, si claro, sobre todo después de comer y jugar con el abuelo.
  • Nunca la voy a dejar en la guardería, No tuve opción.
  • Nunca voy a encargársela a nadie, no sucede muy seguido pero sucede.
  • Solo va a jugar con juguetes didácticos, y cualquier cosa parecida a un juguete
  • No va a comer dulces antes de los 3 años, llegaron las fiestas, abuelos y visitas (duré año y medio).
  • No va a ver la Televisión antes de los 3 años, poca pero ve la TV.
  • Los celulares, tabletas y computadora tampoco antes de los 3 años, La tableta es el mejor invento para los domingos a las 6h00.
  • No va a tomar refrescos ni nada que se le parezca, muy poco casi nunca
  • Solo agua, prácticamente
  • Comida totalmente equilibrada, excepto los días con su papá.
  • Nada de comida chatarra, la pizza no cuenta, tiene todo lo de la tabla de alimentos.
  • Va a dormir en su cama, dejémoslo en que duerma!
  • No le voy a comprar todo lo que quiera, tengo suerte, no pide nada cuando salimos.
  • Va a estar siempre bien vestida, a menos que se quiera vestir ella sola.
  • Va a tener horarios, los suyos pero tiene.
  • Va a ensuciarse jugando con tierra, lodo, etc…, pintura mejor.
  • Le voy a dar todas las herramientas posibles para su buen desarrollo, tratamos.
  • En cuanto sepa hablar va a decir gracias. Yo lo digo por ella.
  • Le voy a enseñar a leer antes de los 2 años. Todavía tenemos tiempo.
  • Le voy a enseñar los números antes de los 3 años. Me conformo con la lectura.
  • Va a ir a cursos de psicomotricidad a partir de los 9 meses. No encontré por aquí, mejor en casa 😉

Y la lista sigue…..

Ya saben ¡más pronto cae un hablador que un cojo! ¿Ustedes se imaginaban de alguna manera en especial su vida con hijos? ¿Tenían alguna idea preconcebida de cómo sería?

Anuncios

Mezcal para mi hija

cd4937d78a48548e2fbabe4c57b4ca2e

Quienes nos conocen saben que mi hija tiene un Mezcal, fue amor a primera vista, él ronroneaba cada vez que la veía y aunque muy pequeñita ella estaba, fijaba su mirada sobre el gato naranja, enorme gato naranja….un poco más grande ya jugaban juntos, Mezcal casi como perro detrás de ella, la protege de cualquier cosa, cuando llora te busca y maúlla, hace que vayas a ver que pasa, espera a que despierte para posarse en sus brazos, se puede decir que la espera….pero no siempre fue así…

Cuando ella llegó a casa, Mezcal no es que le encantara la idea, le estresaba el llanto de la pequeña y se escondía donde podía….(también por mi parte trataba de que no se acercara demasiado por eso de los pelos).

Más tarde Mezcal estaba a la redonda esperando más que otra cosa alguna galleta o comida que llegara al suelo (es un glotón, y como pocos gatos come de todo)….una vez que mi hija empezó a gatear, fue más divertido, jugaban juntos, él la seguía y ella lo llamaba como podía…había veces que ella lo apretaba tan fuerte que tenía miedo que él la lastimara, pero lejos de eso, ronroneaba cada vez más, creo que es de esos amores apaches….

gato

De hecho, la primer palabra de mi hija, antes que mamá, papá u otra clásica fue: Ga-to

Hay veces que se enojan, por ejemplo una vez sin querer ella le pisó la cola, y Mezcal tan ofendido se quedó que la ignoró durante todo el día, se quedaba a algunos centímetros de ella, justos para que no lo alcanzara, ella se movía y el también…así todo el día, aunque la verdad la pequeña tomaba esto como un juego…

¿Qué les puedo decir? Mezcal es su gato, si fuera por ella, estoy segura que lo llevaría a todas partes y me lo encontraría también en mi cama por las mañanas tomándose la mamila a un lado de mi hija y junto a Lotta por su puesto.

6c816c5038137024362746cd60558743

Parece que crecen juntos y se divierten conforme ella va aprendiendo, Mezcal es su mejor amigo no podría ser de otra manera. Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre, podría decirles que Mezcal es un ser curioso, mejor amigo de mi hija, inseparables y cortados con las mismas tijeras.

Estoy convencida que todo niño debería tener un Mezcal de compañía 😉

Imagenes:  Misión: Mamá Ninja – Pinterest

Un avioncito cargado de….

2fa800c346ac13bf683db760b6e0ae6a

¿No contaban los días para poder darles sólidos a sus bebés? ¿Y qué tal cuando el pediatra dio luz verde? Eso sí, con una lista de tres renglones y un “Buena suerte”.

Pero bueno, sin irnos tan de prisa, me había informado antes que:

1.- No siempre aceptan la comida.

2.- No saben que hacer, así que la primera reacción es escupirla.

3.- No combinar, (al menos cuando uno empieza).

4.- Primero verduras.

5.- Seguramente había un 5to pero ya no me acuerdo…

En nuestro caso, me urgía probar con mi hija, nuevas texturas, experiencias, ya saben, cámara preparada, baberos, la lista de los alimentos, etc… Empezamos con verduras, la más aclamada en estos casos la zanahoria….mi súper Babycook y unas cucharitas especiales para no lastimar encías, claro está…..todo esto comprado desde antes de su nacimiento y yo, feliz como niña en Navidad.

925f4fa9e3c68c70c3d460bbb077905a

Primer intento; una zanahoria, de un color casi perfecto, textura cremosa, etc. etc., una cucharadita y chan chan chan chaaaaaaaaaan los ojos de mi hija en plena reflexión con parte de la cucharada fuera….clic clic clic un par de fotos, y la sesión dada por terminada pues ya no quiso más…

Segundo intento: Comió como si fuera el fin del mundo (que suerte me dije)….

Tercer intento: ni quiso que se le acercara la cucharada….

Pasaron varios días así, hasta que quiso de nuevo y en un par de semanas, no era el habito pero ya tomaba más forma el proyecto “avioncito cargado de…”, le cambié los sabores, siempre en verduras dóciles, por así llamarlo, las preferidas zanahoria y calabaza….Aquí en Bélgica te dicen de combinar con un poco de papa, ¡ella lo odia!, es verdad que la consistencia es un poco más agradable pero ni con avioncito ni nada se la pasaba….(solo en la guardería aceptaba lo que en casa ni de chiste, por supuesto).

Llegó el turno de las frutas, eso fue amor a primera vista, manzana, pera…ya saben las comunes….nada de frutas rojas, por eso de las alergias…El plátano le ancantaba (hasta la fecha), a mi no me gusta nada así que después ella olía a plátano, guácala prefiero el olor zanahoria o de perdida guayaba (que aquí no hay)…

140526418

Una vez probadas las frutas, se acabaron las verduras, como era de esperarse y sin chiste alguno, hasta le hacía “brrrrrrrr un avioncito cargado de…” y nada, se me quedaba viendo con un aire extraño y hasta yo me sentía tonta con la actuación…

Tratamos de que los productos fueran frescos, de temporada, que hubiera variedad, hay productos a los que le llaman “los olvidados”, tratamos de darle de todo un poco, y ya cuando empezamos las combinaciones, siempre que fuera de calidad, con mamá en casa todavía era fácil y divertido (en la mayoría de los casos), otras veces un tanto estresante y claro, justo cuando piensas “esto le va a encantar” te lo escupe y hace cara de que le estás dando la mayor porquería del mundo…para nuestra suerte hay un lugar donde se encuentran productos frescos, Bio (creo), pero más que nada uno diría que son casi perfectos, te podrías enamorar de un brócoli, ¡lo juro!…pero bueno con cada intento, quién ganaba con cada desprecio alimenticio de mi hija era el perro de mi suegro…. (ahora es exigente en la comida y le gustan las verduras).

En verdad que no es fácil dar de comer, una vez superada la prueba, ya cambia la cosa y una se divierte mucho más, menos estrés también, al final de la comida, ella quería agarrar la cuchara o la papilla, la verdad yo la dejaba, por eso de las experiencias y conexiones, terminaba batida hasta los pies pero comía, ya después ella tenía una cuchara y yo otra, sino pues ni comía solo jugaba y hasta se enojaba por no poder comer solita….en mis ideas de madre primeriza (sin ninguna experiencia) siempre me dije que, un bebé no conoce el “no me gusta” así que darle la mayor cantidad posible de opciones, y bueno como buena amante de la cocina pues me pinto sola para eso, (al menos eso creo)….para mi sorpresa, me di cuenta que en efecto hay sabores que no le gustan, desde el inicio, creo que hasta el olor la incomodaban…por ejemplo el Rey de la lista, el Hinojo, y no la culpo a mi tampoco…pero bueno hay que experimentar y probar de todo…

Lo que dura, dura, como dicen, hasta ahora le encanta probar lo que uno esté comiendo, no es difícil pero tiene sus preferidos claro está como la pasta, el pan, los quesos (entre más apestosos mejor)…he tenido suerte con eso, veremos hasta cuando.

Eso sí, ella es carnívora 100%, el pescado no es lo suyo pero el resto le encanta….

077f80f5a9957895532fcae858c8fee3

A partir del año, prácticamente pueden comer de todo, trato de evitar el azúcar y la comida chatarra, es lo ideal….estoy en contra de los refrescos y creo que el agua es fundamental, pero tampoco hay que decir “de esta agua no beberé” pues cuando prueban las bondades culinarias de la vida no es tan fácil quedarse en sus primeras ideas.

Llevar una dieta adecuada para un bebé tampoco es fácil, el pediatra da las pautas pero al final del día nosotras debemos acoplarnos al plan familiar en cuanto horarios, trabajos, cansancio, etc…

Aquí en la guardería, están regulados por la ONE, Oficina de nacimiento e infancia (por sus siglas), la dieta es equilibrada para cada etapa del desarrollo así que de cierta manera una se queda un poco más tranquilo, dentro de lo que cabe, claro que lo mejor es hacer de comer en casa así una sabe exactamente de donde viene el producto y la calidad, en un mundo donde podemos encargarnos de nuestros hijos al 100%, claro está…..sin olvidar que aquí es el país de las papas fritas y las escuelas huelen a ellas (broma).

¿Ustedes cómo empezaron con los sólidos?¿tuvieron algún problema? ¿alergias? ¿Desde el principio fue fácil o difícil?

¡Buen provecho!

¡Mamá no quiere ir a la guardería!

No quieroooooo

Hoy me han dicho que mi pequeña pasa a la clase de los grandes, ¿qué es eso? Si todavía es un bebé, pensé….¿en qué momento dejan de serlo? ¿cuándo aprenden a hablar correctamente?¿cuándo comen solos? ¿Cuándo van al baño y dejan el pañal? En fin una serie de preguntas pasó por mi mente y bueno pasa tan rápido el tiempo que parecería ayer cuando fui a visitar la guardería, que historia de terror la que pasé…

Recuerdo que con la pequeñita en brazos, pues había que pasar la entrevista antes de decidirse (como si te dejaran opción)…miré fijamente a la enfermera y le pregunté directamente que si en el reglamento prohibían cámaras de video, ahora me rio, pero hubieran visto su cara de susto…hemmm noooo pero no se preocupe es seguro…bla bla blaaaaa….clases de 10 niños máximo…..más bla bla blaaaaa…3 grupos únicamente seguía con su bla bla bla…¿entonces quiere decir que puedo poner una cámara? Este mmmm no creo….atenta con la…. Mmmm este noooo, no, que digo, no es necesario señora, hay unos días de adaptación que tanto para su bebé como para usted le harán pasar de la mejor manera esta etapa y usted puede venir y hablar cuando quiera….

Silenciooooooooo, no se escuchaba ni el cric cric de habitud en esos casos….Mi pobre esposo, creo que quería salir corriendo, se me quedó viendo con cara Ay Ay Ay, no me podría haber imaginado otra cosa de ti…. En fin no hubo daño, por lo menos en ese momento, recogí todos mis miedos, sentimientos, inquietudes y suspiros y salí de la guardería, eso sí, con una cita para empezar el proceso de adaptación….no fue tan malo…el primer día fueron algunas horas con ella, les mostraba a las encargadas como me ocupaba de mi bien adorada bebé, el segundo día la tuve que dejar un par de horas (obvio yo me quedé en las escaleras, escuchando cualquier alteración en su respiración)…no es que le hubiera encantado pero ya para la tercera, que era medio día, mi hija iba más que contenta (yo seguía con un libro en mano, sentada en las escaleras un puchero interminable)…

Ahora que lo escribo y viéndolo en retrospectiva, suena algo maniaco…pero bueno, así fueron los hechos….yo ni conocía a las encargadas, ni a las enfermeras, ni a nadie…y bueno eso me servía de excusa en ese momento para mi misma.

Ahora ella está en la clase de los grandes…¿quién lo pudiera haber imaginado? Le encanta ir, va contenta y tiene amigos, les dice adiós y buenos días cuando los ve, me han dicho que si alguien llora se acerca y les da un chupón….me da ternura solo de poder imaginarla…aun me gustaría tener una cámara de video…no por los mismos motivos pero definitivamente me gustaría atesorar esas horas lejos de mi.

De abuelos, abuelas y otros casos insólitos.

Abuelos

Un pequeño pensamiento de paso….

La llegada del nieto, que acontecimiento, parecería que el mundo cobrara sentido en ese mismo instante, simplemente ver la expresión de los abuelos en torno al recién nacido, lo dice todo.

Los abuelos de mi hija no están cerca de ella, nos vemos y tratamos de mantener la relación con la pequeña por cualquier medio posible, no queda de otra…ella, ahora sabe que cuando llega a la casa después de la guardería es la hora de los abuelos, en ese momento la mamá, ya no existe, no es para menos, se vuelve un ambiente casi de colores donde no se como se entienden y se divierten por un momento. Me gusta verlos. Ella les dice “tic tac” y ellos corren a la sala para enseñarle el reloj ¿quién haría eso si nos son los abuelos? Ella se ríe a carcajadas y dice bravo seguido de algunas palmaditas, hay ocasiones (creo) en las que les platica su día en lenguaje “bebé” donde de vez en cuando podemos distinguir alguna palabra conocida, eso me gusta todavía más, las distintas entonaciones y los gestos con las manos, simplemente contando “cosas” a los abuelos es un regalo al final del día.

Si está cansada, muy cansada y le dices “vamos a dormir” les dice adiós a sus abuelos con las manos y hasta manda besitos, si se quiere quedar a seguir discutiendo con ellos simplemente dice ¡no! Pero al final de la visita virtual siempre hay un adiós con sonrisa y unos ojitos parpadeando como luces intermitentes.

Pero lo mejor es cuando los abuelos llegan a casa, ahí empieza la fiesta (para mi hija). Es prácticamente su reino y lo sabe, si mamá dice no, pregúntale mejor a la abuela dicen por ahí….recuerdo que le dije a mi papá, cuando ella esté en la mesa por favor, que no haga porquerías! Mi papá me vio fijamente a los ojos con una sonrisa entre dientes y me contestó “ese es tu problema, yo soy el abuelo y mi trabajo es consentirla” ahora solo me rio, en su momento no me esperaba tal respuesta, pensé en una ayudadita de paso…pero cuando los veo juntos, lo demás ya no tiene importancia, si hay que educar y poner límites a nuestros hijos, pero cuando los abuelos están de visita, solo hay que verlos para disfrutar el espectáculo….las vacaciones pasan tan rápido….

La abuela, eterna amante de la cocina, le enseña todos los olores posibles en torno a sus preparaciones, las especias vuelas por el ambiente mientras mi hija para la trompita, frunce la nariz y huele los distintos aromas que bailan por los aires. Le había dicho que es una excelente ayudante y más en la cocina, eso creo que lo lleva en la sangre.

Las enseñanzas y paciencia de los abuelos a través de los juegos con nuestros pequeños, me hacen pensar en como disfrutamos nosotros a los nuestros, yo tuve la suerte de tenerlos cerca y amar esos momentos únicos con ellos y sí, efectivamente estaban para querernos, consentirnos y hasta podría agregar malcriarnos, ¡que suerte!

Conciliar el tiempo, que los abuelos disfruten de sus nietos y los placeres de la vida que nos dan esos momentos es parte de ser mamá lejos de casa…y los queridos abuelos, creo que aunque lejos, también ellos vuelven a nacer con sus nietos, es una belleza lo que pueden enseñar nuestros hijos.

¡Gracias abuelos!

El conejo en la luna (150 palabras)

El conejo en la luna

(Invisible, templado, tela)

Clic clic clic sonaba durante la noche en el cuarto del conejo, le crispaba los nervios no saber que era ese ruido….pasaron muchas noches, hasta que dio con el sonidito que tanto le estresaba las orejas, era una pequeñititittitita luciérnaga, si no fuera por su lupa diría que era invisible…. ¿Qué haces ahí le preguntó el conejo?, ella (la luciérnaga) que se llamaba Bertha, lo miró con ojos incrédulos….¿Me hablas a mi?, sí, sí la miró fijamente…pues trato de encender la luz de mi cuerpo, antes era templado y ahora es más bien frío….

El conejo saltó de su cama y la miró fijamente, después de meditarlo por algunos minutos le tendió una hermosa tela de oro, esta, tenía la capacidad de confortar a quien la llevara puesta….Bertha intrigada se la puso alrededor de ella y como por arte de magia volvió a encender su pequeñisisisisisimo cuerpo como una estrella.