De abuelos, abuelas y otros casos insólitos.

Abuelos

Un pequeño pensamiento de paso….

La llegada del nieto, que acontecimiento, parecería que el mundo cobrara sentido en ese mismo instante, simplemente ver la expresión de los abuelos en torno al recién nacido, lo dice todo.

Los abuelos de mi hija no están cerca de ella, nos vemos y tratamos de mantener la relación con la pequeña por cualquier medio posible, no queda de otra…ella, ahora sabe que cuando llega a la casa después de la guardería es la hora de los abuelos, en ese momento la mamá, ya no existe, no es para menos, se vuelve un ambiente casi de colores donde no se como se entienden y se divierten por un momento. Me gusta verlos. Ella les dice “tic tac” y ellos corren a la sala para enseñarle el reloj ¿quién haría eso si nos son los abuelos? Ella se ríe a carcajadas y dice bravo seguido de algunas palmaditas, hay ocasiones (creo) en las que les platica su día en lenguaje “bebé” donde de vez en cuando podemos distinguir alguna palabra conocida, eso me gusta todavía más, las distintas entonaciones y los gestos con las manos, simplemente contando “cosas” a los abuelos es un regalo al final del día.

Si está cansada, muy cansada y le dices “vamos a dormir” les dice adiós a sus abuelos con las manos y hasta manda besitos, si se quiere quedar a seguir discutiendo con ellos simplemente dice ¡no! Pero al final de la visita virtual siempre hay un adiós con sonrisa y unos ojitos parpadeando como luces intermitentes.

Pero lo mejor es cuando los abuelos llegan a casa, ahí empieza la fiesta (para mi hija). Es prácticamente su reino y lo sabe, si mamá dice no, pregúntale mejor a la abuela dicen por ahí….recuerdo que le dije a mi papá, cuando ella esté en la mesa por favor, que no haga porquerías! Mi papá me vio fijamente a los ojos con una sonrisa entre dientes y me contestó “ese es tu problema, yo soy el abuelo y mi trabajo es consentirla” ahora solo me rio, en su momento no me esperaba tal respuesta, pensé en una ayudadita de paso…pero cuando los veo juntos, lo demás ya no tiene importancia, si hay que educar y poner límites a nuestros hijos, pero cuando los abuelos están de visita, solo hay que verlos para disfrutar el espectáculo….las vacaciones pasan tan rápido….

La abuela, eterna amante de la cocina, le enseña todos los olores posibles en torno a sus preparaciones, las especias vuelas por el ambiente mientras mi hija para la trompita, frunce la nariz y huele los distintos aromas que bailan por los aires. Le había dicho que es una excelente ayudante y más en la cocina, eso creo que lo lleva en la sangre.

Las enseñanzas y paciencia de los abuelos a través de los juegos con nuestros pequeños, me hacen pensar en como disfrutamos nosotros a los nuestros, yo tuve la suerte de tenerlos cerca y amar esos momentos únicos con ellos y sí, efectivamente estaban para querernos, consentirnos y hasta podría agregar malcriarnos, ¡que suerte!

Conciliar el tiempo, que los abuelos disfruten de sus nietos y los placeres de la vida que nos dan esos momentos es parte de ser mamá lejos de casa…y los queridos abuelos, creo que aunque lejos, también ellos vuelven a nacer con sus nietos, es una belleza lo que pueden enseñar nuestros hijos.

¡Gracias abuelos!

Anuncios

4 pensamientos en “De abuelos, abuelas y otros casos insólitos.

¡Muchas gracias por participar y dejar un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s