Vamos a la playa oh oh oh oh oh

746ff22b1be3eb4d8275d80382d696c9

Recordando anécdotas pasadas, más precisamente las vacaciones en un lugar soleado, que aunque no fuimos a la playa estábamos con un clima de sueño…..

Claro que para eso fuimos antes con el pediatra, vimos que no hiciera falta ninguna vacuna, cremas de sol aptas para la pequeñita, que no tuvieran esto y el otro, consejos sobre la deshidratación, cuidados de piel, en fin el kit completo.

Pero antes de salir nos dijo: ¿han pensado en unos lentes de Sol?, a mi que en lo personal me choca vestir a los niños como adultos, pues eso de los lentes de Sol para un bebé no más no entraba en mis planes….El pediatra nos dijo que, desafortunadamente no se piensa mucho en los lentes de sol para los niños, y que son importantes ya que sus ojos son muy sensibles a la luz…Eso tiene sentido….me dije…

Por otro lado los adultos generalmente cargan con lentes para protegerse y finalmente no piensan en los ojos de sus hijos….es ahí cuando te siente “Mala madre, señalada con un dedo acusador”.

Después de la letanía nos dimos a la tarea de buscar “los lentes perfectos”, claro que fuimos a un par de lugares, preguntamos y bueno, que decir, no hay tantas opciones, el grado de los lentes es como si se fueran a esquiar, cosa que me parece graciosa poner a un bebé, pero bueno…ya en cuanto a modelos pues hay de todo, a mi en lo personal me gusta lo simple, sobre todo nada de dibujos animados, me choca, pero saben, en gustos se rompen géneros y lo importante es que el bebé adopte los lentes…pero ese es el segundo paso.

Pues bien, una vez que se tiene en la mano los dichosos lentes, hay que enseñarle al niño que hay que ponerlos, mi hija no le encantaba la idea, las primeras veces más bien quería jugar con ellos (mientras yo sufría y esperaba que no se metiera una de las patitas en un ojo, pero dejaría de ser yo en esos casos), luego le enseñábamos que papá y mamá tenían unos, y así funcionamos por unos días con pequeños lapsos de aceptación, hasta que finalmente ella los pedía (a su modo), pues cada vez que tenía el Sol en la cara, le molestaba y se daba cuenta que con ellos ya no pasaba nada….

Y esta es la historia de los lentes de sol, ¿ustedes pensaron desde el principio en unos lentes de sol para sus hijos? ¿Cómo lo aceptaron los pequeños?¿Les costó trabajo?

Anuncios

¡Muchas gracias por participar y dejar un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s