El conjuro (150 palabras)

Manos, pelos, respirar

4131a935e2f3acc4f84f97e0a0af16ff

Así eran todos los días….no había manos que la pudiera peinar….una pataleta sin igual día a día y el problema en si no era verse hermosa sino que al peinarla los poderes mágicos de la niña tomaban fuerza, pero ni como explicarle, simplemente no había poder humano que la hiciera razonar.

Con esos pelos de escobeta, ¿cuáles poderes ni que polvos mágicos? Simplemente esperaríamos a que fuese más grande la pequeña, esperar…

Un día casi como por arte de magia llegó peinada, hermosa, un esplendor que se veía a calles, la magia reinaba en ella, había cambiado de la noche a la mañana, Fernan el dragón había hecho lo suyo, no había sido tarea fácil pero con un poco de agua de la luna y polvos de estrella, la niña feliz de encontrarse detrás de esa melena.

Ahora la ciudad completa podía respirar, estaban salvados, Anna había roto el conjuro.

Nota:

150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento con ellas ¡de 150 palabras!

Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.

Anuncios

¡2 añitos!

c24197147e2c8671cf826bf36e65a8ca

¡Hoy es su cumpleaños! 2 años de montaña rusa, de descubrirme y descubrirla, parece que fue ayer cuando se cruzaron nuestras miradas, parecía un mundo aparte y creo que en el fondo lo es, muchos dice que te cambia la vida, totalmente, tus prioridades, los miedos, las alegrías y el amor incondicional, cualquier cosa imaginada es a penas un granito de arena comparado con la total transformación que una pasa, el amor y la felicidad en todo su esplendor…cualquier cosa que pueda decir es poco.

Hace dos años, al verla, lo frágil que era, nunca pensé que pasara tan rápido el tiempo, y ahora lo veo y no lo creo, un parpadeo y ya dos años mi bebé.

Hace un año, ya planeaba esta fiesta de cumpleaños, pastel temático, cupcakes, globos, amigos, en fin en grande para la pequeña cumpleañera, finalmente haremos algo en familia, pues la llegada de nuestro segundo hijo a cambiado un poco los planes, haremos lo mismo pero solo en familia, más tarde habrá tiempo de hacer algo con los amigos, sobre todo hay tiempo y con la abuela y madrina en casa estos días han sido de fiesta continua, mimos y música.

bbf77b82f7dd848207976a955bc5dad2

Pero no quiero desviarme, hoy es su día, a penas va llegando de su primer viaje sola con su papá, quién lo hubiera dicho a penas fueron 48 horas y para mi se me ha hecho eterno, ahora va llegando y nosotros hemos preparado una primera parte de festejos, un día para ella (aunque las últimas semanas así han sido), quiero que sepa que algo pasa, ya saben los adornos hacen su encanto, les contaré más tarde como hemos pasado este segundo cumpleaños, que será de festejos por todo el fin de semana.

Por lo pronto les puedo decir como he pasado estos primeros dos años, en este tiempo aprendimos a comer, a comer solitas, a gatear, a caminar, a hablar, a cantar, a decidir, a afirmarse a miles de cosas como una esponjita y yo a recordar lo simple y maravilloso de la vida, ella me lo ha vuelto a enseñar….sus primeras comidas todo un suceso, comer con la cuchara y pasar al tenedor, aprendía a enseñarle y a comer a sus horas, sus pasos han sido los míos, sus palabras mis suspiros y cada pequeño logro ha sido una victoria muy festejada.

Mi bebé ya tiene dos años y con ella yo de mamá, de tener una familia, de reinventarse y sonreírle a la vida y mirarla con asombro.

Hoy es un día de fiesta y quiero compartirlo con ustedes.

A 21 días

0ae41e926c0684bcc54d0bbb5419fe4d

Ha sido todo un reto, la llegada de nuestro hermoso bebé nos ha puesto la casa patas arriba, ya no recordaba lo que era un recién nacido en casa y al mismo tiempo veo a mi hija y parece que fue ayer.

Nuestro nuevo bebé come bastante bien, lo que ocasiona que la madre no duerma mucho pero como cosa extraña me siento (la mayor parte del tiempo) llena de energía, no se si es la misma que te quitan de noche, durante el día te la regresan mientras duermen o fingen hacerlo ¿será?. Como sea veo lo cambios de un momento a otro, entre la doble papada que se le está formando, los momentos cada vez más seguidos con los ojos abiertos, ¡hasta ya dice mamá! (claro, la traducción es de un “iiii iiiii iii”). Es un angelito, pero no me hago falsas ilusiones, se que será un demonio de Tasmania (cortesía de los genes del padre claro está).

Por otro lado tenemos a la hermosa e inigualable hermana mayor, que a poco tiempo del nuevo título le ha ocasionado una especie de bipolaridad latente y desenfrenada en ocasiones. En general está contenta, entre las vacaciones de ensueño que se está tomando y sobre todo los mimos ininterrumpidos de la familia, amigos y padrinos, pues faltaba más, se ha convertido esto en China libre. Quienes han pagado estos ataques de celos y de berrinches son los abuelos, en especial la abuela que le ha hecho ver su suerte en algunos momentos, aunque la mayor parte del tiempo puedes oír un “Nonna, Nonna (abuela) muack” seguido de un gran abrazo de oso.

Hace una semana decidimos regresarla a la guardería un par de días a la semana, creo que fue una buena decisión en el sentido de que va contenta y sigue de alguna manera un poco del ritmo que tenía. Así también la semana está repartida entre la casa, la familia y la guardería de manera que no haga siempre lo mismo. Cuando regresa siempre está contenta, claro que escanea enseguida la casa para ver donde esta, en brazos de quién está el bebé y decir con un tono casi angelical “bebé dodo (ponlo en su cama)” seguido de una sonrisa donde muestra todos sus dientes de vampirito.

¿Qué hay de los papás? Pues pareciera que los días pasan sin tregua, se van volando y uno quisiera atesorar cada momento, en mi caso con la abuela que tanto quiero y mi hermana adorada compañera de muchas aventuras. El buen padre cansado pero como siempre amoroso y orgulloso de sus hijos, tratando de hacer hasta lo imposible para que la buena hija se divierta y pase buenos momento con él los fines de semana (lo ha logrado) así cada vez que él dice: Vámonos a la calle, ella sale disparada con bolsa, conejo y chamarra, con los ojos bien abiertos y brillantes esperando la sorpresa del papá para ese día.

Estos días los tendré para mi solita y mi bebé, todos se han ido de paseo….pero eso lo platicaremos más tarde, ahora disfruto de los momentos de calma (el bebé duerme a mi lado) y en esperar la llamada del buen padre diciendo que ya llegaron y escuchar a lo lejos la risa de mi hija con la abuela y tía. Claro que solo han pasado algunas horas y bueno me hacen falta desde antes de que se hubieran ido.

Así han pasado estos 21 días de fiesta, aun tenemos mucho trabajo con los hijos y las aceptaciones, pero dentro de todo la vamos llevando bien, contentos y sobre todo disfrutando de esta etapa que es única y pasa tan rápido.

En busca del dorado

5307bf75000c5881ae31e113363ed5cf

Pues bien, debo decirlo que en cuanto a escuelas se trata y educación, lo pensamos mucho antes de que mi primera hija naciera, ni siquiera estaba en planes y ya era tema de discusión en la casa. Cabe decir que cuando vivíamos en una gran ciudad (broma) a penas un milloncito de habitantes más o menos…lo que sí es que hay bastante de donde escoger en materia de educación y tipo de escuelas, hay para todos los gustos y sabores, claro junto con una larga, larguísima fila de espera.

Ya cuando la pequeña había nacido, dejamos un poco de lado la cuestión escolar, pues la nena ocupaba todas nuestras noches y días, así como la energía de sus adorados padres.

Finalmente nos mudamos al campo, una pequeñita ciudad con a penas unos cuantos habitantes….finalmente con el tiempo ya casi encima, debimos apresurar la marcha para encontrar la escuela ideal, entre muchos dimes y diretes, un par de visitas, un par insisto, pues aquí no había tantas opciones como esperábamos, así que nos fuimos por lo mínimo indispensable y de ahí partimos con la enseñanza ideal para nuestra hija.

Así que fue más la espera, los planes y sobre todo las expectativas que otra cosa, pedimos cita en la escuela, la vimos, platicamos con las maestras, el director, un par de preguntas y ya estaba inscrita, me sentí hasta cierto punto mala madre, en el sentido de que no nos costó trabajo ni decidirnos ni encontrarla, bueno, claro que las opciones eran dos y de esas dos una era a partir de maternal y la otra a partir de secundaria, entonces pues aquí no hay mucho que decidir ¿no?, pero si buscamos mucho en los alrededores del pueblo y sopesamos el tiempo que tardaríamos para llegar y de más cosas tácticas, finalmente por la que optamos fue: una escuela bilingüe, con enseñanza enfocada a la investigación y bueno que hubiera cierta disciplina sin exagerar….también hay muchas excursiones pero en eso prefiero no pensar ahora, ya con el shock de que mi hija esté creciendo cada que me doy la vuelta tengo suficiente.

También (cosa importante) es que cuenta con una especie de guardería, en el caso de que los papás tengan horarios más largos de trabajo.

Y así concluimos el trámite, el próximo septiembre la buena hija entra por la puerta grande y yo no dejo de pensar cuando a penas había abierto los ojos por primera vez y se cruzaron nuestras miradas. Veremos como nos va este primer añito de escuela. Les contaré los hechos y diré que fue más difícil si la guardería o el kínder.

¿Ustedes batallaron con la escuela? ¿Por qué tipo de educación optaron? ¿privada o pública?

A volar pajarito

Monicarretero

Resumen de los hechos:

Pues aquí el tema macabro de los viajes con niños, a sus tres meses de edad mi pequeña hizo su primer viaje en avión, y qué les digo, no solamente eso, sino que el viajecito duró 12 horas….un poco de antecedentes ante eso….

Primero, fuimos a ver al “pediatra de viajes”, le explicamos que queríamos salir con la pequeña y que el destino era México, para mi sorpresa ha sido de los pocos que no te ven con cara de “¿hay agua potable?” “¿fiebre amarilla?” “¿hay que comer?” ”¿En caso de emergencia hay hospitales?”….etc., etc., etc. Le puso una vacuna, para la edad y listo.

Segundo, el pasaporte, el cual se paga por un año, pero ojo que si el niño cambia, hay que cambiarlo completamente (como si siguieran iguales durante un año)….el problema es la foto, muchos requisitos y al final tienes una cara deforme que dicen es tu hija.

Tercero: Lista de cosas por llevar para el bebé, que como bien sabemos terminas cargando más cosas para la pequeñita que para ti misma, eso sin contar los alimentos que puedes o no pasar, si la carriola la subes, si esto, si el otro.

Estas fueron las bases para nuestro primer viaje en familia, luego, después de hacer un buen sondeo con las amigas, ellas aconsejaron comprar algún juguete (que seguramente se perdería en el avión), llevarle una sabana para que no estuviera en contacto con la tela en la que han pasado quien sabe cuantos miles de millones de niños… Yo por si acaso, un Ipad con un sin fin de canciones, un par de juguetes preferidos y un par de juguetes dispuestos a perder…

Una vez cerradas las maletas (después de mil), estresados y saliendo corriendo para llegar a tiempo, me puse a la pequeña en un canguro y muy orgullosa (obvio dejando ya las maletas, haciendo el check in y pasando todos los controles) me pavoneaba con mi hermosa hija por el aeropuerto….ese mismo día, atentado de bomba, corran para no perder el avión, nos quedamos dentro del avión por más de 40 minutos y con un calor que parecía el mismísimo infierno….eso sí el personal súper amable y atentos a cualquier necesidad tanto de la bebé como de la mamá, mi esposo se encargaba de cambiarla (gracias a Dios) y de pasearla de vez en cuando….la ida finalmente no fue tan dramática y sobre todo mi dulce retoñito durmió (cosa rara), de verdad que no pensé que fuera tan fácil…la única complicación que pudiera haber tenido y fue en breves momentos, es que cuando hay turbulencia hay que tener el bebé contigo (no en la camita que te dan), y claro como hay que esperarse eso pasa cuando ellos duermen como angelitos bajados del cielo, pero bueno, gajes del oficio y sinceramente en nuestras 12 horas nos fue muy muy bien, mientras uno comía, el otro cuidaba, mientras ella comía el papá dormía, pero al final no fue necesario ni el Ipad, ni los juguetes, ni nada…(aunque no se usen hay que ser precavidos)…

México , fue como un sueño, ella feliz de la vida, consentida por toda la familia, en especial sus abuelos que se derretían cada vez que la veían, hasta hicimos un viaje en coche a Guanajuato, simplemente fue genial!

Las historias de Hilk

Dragones, trastos, bromas

95eac8cfc826736366f80098b148c4ea

El pequeño Mateo soñaba a menudo con historias fantásticas, era de una imaginación desbordante, durante el día podía jugar y pensar en mil y un historias de dragones, sus preferidos. Por la tarde al terminar de apilar los trastos de la comida, iba directo al árbol gigante al fondo del jardín y ahí llamaba con algunos golpecitos al tronco del bello Sauce a su amigo Hilk, este salía casi en un dos por tres con un libro en mano y tomaba a Mateo sobre sus hombros para acomodarse y leer la historia del día, entre bromas y cuentos pasaban la tarde juntos….pasando las horas, el canto de las sirenas anunciaba el momento de ir a dormir y Hilk se hacía chiquito para velar los sueños de su querido compañero…

Pasarían la vida juntos, los mejores amigos y generación en generación, el hermoso dragón les leería fantásticas historias de otros tiempos.

Nota:

150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento con ellas ¡de 150 palabras!

Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.