A 21 días

0ae41e926c0684bcc54d0bbb5419fe4d

Ha sido todo un reto, la llegada de nuestro hermoso bebé nos ha puesto la casa patas arriba, ya no recordaba lo que era un recién nacido en casa y al mismo tiempo veo a mi hija y parece que fue ayer.

Nuestro nuevo bebé come bastante bien, lo que ocasiona que la madre no duerma mucho pero como cosa extraña me siento (la mayor parte del tiempo) llena de energía, no se si es la misma que te quitan de noche, durante el día te la regresan mientras duermen o fingen hacerlo ¿será?. Como sea veo lo cambios de un momento a otro, entre la doble papada que se le está formando, los momentos cada vez más seguidos con los ojos abiertos, ¡hasta ya dice mamá! (claro, la traducción es de un “iiii iiiii iii”). Es un angelito, pero no me hago falsas ilusiones, se que será un demonio de Tasmania (cortesía de los genes del padre claro está).

Por otro lado tenemos a la hermosa e inigualable hermana mayor, que a poco tiempo del nuevo título le ha ocasionado una especie de bipolaridad latente y desenfrenada en ocasiones. En general está contenta, entre las vacaciones de ensueño que se está tomando y sobre todo los mimos ininterrumpidos de la familia, amigos y padrinos, pues faltaba más, se ha convertido esto en China libre. Quienes han pagado estos ataques de celos y de berrinches son los abuelos, en especial la abuela que le ha hecho ver su suerte en algunos momentos, aunque la mayor parte del tiempo puedes oír un “Nonna, Nonna (abuela) muack” seguido de un gran abrazo de oso.

Hace una semana decidimos regresarla a la guardería un par de días a la semana, creo que fue una buena decisión en el sentido de que va contenta y sigue de alguna manera un poco del ritmo que tenía. Así también la semana está repartida entre la casa, la familia y la guardería de manera que no haga siempre lo mismo. Cuando regresa siempre está contenta, claro que escanea enseguida la casa para ver donde esta, en brazos de quién está el bebé y decir con un tono casi angelical “bebé dodo (ponlo en su cama)” seguido de una sonrisa donde muestra todos sus dientes de vampirito.

¿Qué hay de los papás? Pues pareciera que los días pasan sin tregua, se van volando y uno quisiera atesorar cada momento, en mi caso con la abuela que tanto quiero y mi hermana adorada compañera de muchas aventuras. El buen padre cansado pero como siempre amoroso y orgulloso de sus hijos, tratando de hacer hasta lo imposible para que la buena hija se divierta y pase buenos momento con él los fines de semana (lo ha logrado) así cada vez que él dice: Vámonos a la calle, ella sale disparada con bolsa, conejo y chamarra, con los ojos bien abiertos y brillantes esperando la sorpresa del papá para ese día.

Estos días los tendré para mi solita y mi bebé, todos se han ido de paseo….pero eso lo platicaremos más tarde, ahora disfruto de los momentos de calma (el bebé duerme a mi lado) y en esperar la llamada del buen padre diciendo que ya llegaron y escuchar a lo lejos la risa de mi hija con la abuela y tía. Claro que solo han pasado algunas horas y bueno me hacen falta desde antes de que se hubieran ido.

Así han pasado estos 21 días de fiesta, aun tenemos mucho trabajo con los hijos y las aceptaciones, pero dentro de todo la vamos llevando bien, contentos y sobre todo disfrutando de esta etapa que es única y pasa tan rápido.

Anuncios

5 pensamientos en “A 21 días

¡Muchas gracias por participar y dejar un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s