Un día para recordar

2c1b40cf47bdd213d53429d1d3edcdf4

El día llegó, después del encerrón con el bebé durante un buen rato y con cierto miedo de que nos salieran hongos por eso de no orearse un poco, ni siquiera sacar la nariz pues el retoño aún no contaba con las vacunas, finalmente llegó el día, nosotros dos estábamos ya casi en la puerta a las 6 de la mañana, pues ya no podíamos esperar más, queríamos ¡aire fresco!

Como papás precavidos que somos hicimos una lista de todas las cosas que necesitábamos por si acaso, eso de salir a cuatro necesita organización y táctica precisa.

Ya todos en la puerta, felices por la salida, nos dirigimos a sacar las fotos del pasaporte del más pequeño, claro que cuando llegamos estaba dormido y no hubo poder humano para que despertara, tampoco muchas ganas de hacerlo pues desde hace unos días duerme poco.

El itinerario sería, comer con ellos, comprarles ropa más ligera para la temporada y al supermercado, ya sé que no es la salida ideal pero cuando se tiene poco tiempo hay que aprovecharlo, más tarde iríamos a dar una vuelta al bosque y recoger algunas flores.

La realidad fue, que los dos torbellinos se durmieron, nosotros aprovechamos su sueño para ir por una hamburguesa de esas de comida chatarra, mi hija comería algo más saludable claro está. Llegando al centro comercial sacamos la carriola del pequeño y sorpresa, faltaba una pieza para poner el maxi cosi, ok nos dijimos, vamos a tomar dos carritos de los del supermercado y una vez dentro de la plaza nos dividimos, yo me fui con la mayor a comprar ropa y zapatos, uffff como nunca, parecía endemoniada, agarrando todo, como jamás en la vida, en una de esas la puse en un rincón en lo que se calmaba, pero más bien parecía disfrutarlo….saliendo, obvio el más pequeño ya tenía hambre y con él es 1,2,3 grito y fuerte, muy fuerte…para no hacer el cuento largo, terminé en una cabina de ensayo, escondida casi, para poderle dar de comer, pues ni una silla o banca vas a encontrar y claro como una toma la lactancia como pretexto para exhibirse….

Más tarde el bebé y yo debíamos alcanzar al papá y mi hija en otra tienda, ya para ese momento el bebé en brazos, mis brazos y cuando llegamos, pues ni hija ni marido, después de mil los vi felices tomando un jugo y yo con una contractura en el cuello, jajaja más vale reír que llorar.

La buena hija ya había jugado con los nervios del padre en el intervalo, y yo por mi parte ya quería regresar a casa….decidimos hacer las últimas compras…un par de cosas para la cena y listo vámonos….esto fue rápido y sin episodios psicóticos, ¡vámonos!

Saliendo, segunda toma del bebé, este ya en cólera y famélico, ninguna silla, lugar para quedarse un momento y ni cabina de ensayo….así que opté por el coche, ¿ya qué otra nos quedaba? Entre bebé, bolsa, pañalera, carrito pues un circo de tres pistas el darle de comer y no morir en el intento….Prueba superada, pero no lo recomiendo…

Nuestra salida, primer salida familiar a cuatro fue en un intervalo de tres horas… parecieron años, ¡lo juro!, el camino de regreso, los dos torbellinos dormidos, una vez que llegamos a la casa no queríamos ni apagar el motor del coche para no tentar fortuna y despertarlos…lo logramos, cada uno en su cama y dormidos…nosotros hasta la respiración aguantamos para no perturbarlos.

¿La ida al bosque? Que buena broma, tal vez mañana…hasta mi hija estaba cansada del día, pues claro con semejante guerra que había dado… Terminamos los cuatro haciendo una buena siesta, después pues a organizar la cena, jugar en casa, baño y de nuevo dormir.

Fue un día de deporte extremo, lleno de adrenalina y millones de calorías quemadas (qué gimnasio ni que nada), seguido de unas buenas carcajadas de los padres ya en seguridad y territorio neutro. Prueba superada y un respiro de alivio de estar sanos y salvos.

Anuncios

4 pensamientos en “Un día para recordar

  1. madre mía… qué aventura!!!!!!!!! a veces hay que pensárselo más de tres veces antes de hacer algo..jejejeje… hasta yo me he estresado y eso que solo lo he leído.. pero bueno, quédate con lo bueno, ya sabes lo que hay que mejorar para la próxima… y te cuento mi truco?? Cuando salíamos todos y me iba a tocar dar el pecho a la pequeña, la llevaba en la bandolera así no me cansaba de llevarla cogida y si sacaba tetamen nadie me veía nada… muy cómodo

    Le gusta a 1 persona

    • Y eso que no me fui al detalle! Hubo momentos de pánico, mi hija sacó los terribles 2 al por mayor! pero ya quedó como anécdota y podemos reírnos (claro ya sanos y salvos en casa). Todavía no me acomodo bien con la bandolera, pero ni una silla había….

      Le gusta a 1 persona

¡Muchas gracias por participar y dejar un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s