Cuatro manos para un bebé

b2e75467d24081254ea3148836c6285e

Mi pequeño terroncito de azúcar empieza a tomar peso en esta casa y peso en kilos, me parece que a penas me doy la vuelta y ya llenó sus cachetes, al rato lo voy a ver caminando y saltando por toda la casa en compañía de su hermana…

Me dedico de tiempo completo a mis hijos (en lo que vuelvo al trabajo, pero me queda un rato todavía), 24/24 al pequeño recién llegado y en las tardes a la mayor, y es verdad que cuando somos tres agárrate mundo que ahí te voy, entre la hermana mayor (ni tan mayor solo 2 años) y el pequeño de dos meses pues como dicen es deporte extremo, nos divertimos pero es agotador y en ocasiones estresante, sobre todo cuando no nos ponemos de acuerdo. La comunicación es la base de todo pero no siempre llegamos a un acuerdo, gajes del oficio y de dos niños empezando a mostrarse al mundo.

Todo esto para hablarles del porteo, la bufanda, rebozo, etc…Me ha hecho la vida, esta vez le he agarrado el gusto, les explico:

Después de la espalda bloqueada en tres puntos diferentes, un desgarre de un músculo que quien sabe como se llame, pocas fuerzas y dos niños impacientes por los brazos de su madre, me decidí, un poco por salir adelante y conciliar con los dos y otro tanto por los comentarios de Maite y Noe, así que hice una maestría, doctorado y post doctorado de porteo (claro vía youtube, no se que haría sin él), lo que no hice o no le tenía tanto cariño con la primera lo adoro con el segundo, es genial poderme mover, descansar un poco los brazos pero sobre todo sentirme libre de poder jugar con mi hija y tener al bebé en brazos, de esta manera todos tenemos lo que queremos y podemos pasar momento mucho más amenos y sobre todo más divertidos.

Pasearse por toda la casa con un brazo ocupado con un bebé, es fácil, que mi hija quiera brazos por intervalos también, pero cuando los dos se ponen de acuerdo es un poco de táctica militar súper pro, y más si hay que desplazarse en las escaleras, hacer el baño de uno de los dos, etc. (que generalmente me espero a que el buen padre acuda al rescate pero no siempre es posible) Así que ahora yo puedo con todo (jajaja parece frase de superación personal).

La verdad mi reboso es fácil, tiene dos anillos y es muy sencillo colocarlo, lo único es saber los trucos (pequeños detalles fáciles de aprender, algunos por si acaso puse a Lotta para probar primero) y que el bebé esté cómodo y no chueco, teniendo especial atención con su cabecita y columna. Mi primer problema era justo ese, a pesar de que se quedaba dormido me daba la impresión de que no estaba bien puesto, así que terminaba con una mano sosteniéndolo, y pues no me dejaba hacer gran cosa y yo no es que lo disfrutara demasiado, luego me di cuenta que en realidad había que sacarle los piececitos pues ya no estaba tan chiquito y completo no cabía (o por lo menos no le hallaba la forma al asunto). Sigo poniendo mis manos bajo él para protegerlo pero me muevo con mayor facilidad y él está en una posición mucho más cómoda (o eso parece), aquí ya me animo a hacer cosas con las dos manos, mi hija lo acepta mucho mejor y yo puedo respirar un poco, cuando se duerme puedo dejarlo contra mi, no he probado darle pecho pero ya vi que es bastante fácil hacerlo.

En algunos casos uso un canguro mucho más sólido, pero no me puedo sentar pues le incomoda y me da miedo hacerle daño, así que para la casa y lugares tranquilos (amigos, familia, etc) está perfecto, ya para ir fuera siento que el canguro es mucho más sólido pero definitivamente es cuestión de gustos, con mi hija mayor utilice mucho más el canguro mientras que con el pequeño hemos comenzado a tenerle cariño al rebozo.

Hay tantas cosas que podría contarles de esta etapa, mis hijos, mi maternidad, mi estrenón como bimadre en fin, tantas y tantas que no acabaría, lo que sí es que trato de tomarlo con el mejor humor que puedo y la mejor filosofía, hay veces que no es tan fácil pero una se reinventa día a día.

Les llamo a menudo terremotos, pero en realidad son pequeños vampiritos, se llevan mi energía al final del día y me la regresan cada vez que los veo, cada mirada impaciente, cada sonrisa fugaz o pensada. Adoro esto y es por eso que se los comparto.

Anuncios

Un pensamiento en “Cuatro manos para un bebé

¡Muchas gracias por participar y dejar un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s