Regresando en mis pasos

a987f367e2875699a8a2a418c5204add

Pues recordarán nuestra búsqueda de la escuela perfecta, ya con la pequeña inscrita había algo que no me encantaba y era la rigidez del director, resulta que por la fecha de nacimiento de mi hija debía de hacer prácticamente dos veces primero de kínder, sin importar sus habilidades, capacidades, ni nada…estoy de acuerdo de que hay un proceso de adaptación y este es muy importante pero de ahí a tener que hacer un año de “adaptación” ya es otra cosa.

Finalmente por cuestiones prácticas y cambios a nivel personal y profesional, nos vimos obligados a buscar otra escuela más cerca de mis rumbos (y no de los de su papá) vivimos juntos no es eso, simplemente que si de trabajos, escuelas, hablamos viajamos por toda la provincia… en fin, para no hacer el cuento tan largo decidimos visitar la “otra” única escuela bilingüe de por aquí, hicimos cita y nos atendieron muy rápido, para nuestra sorpresa y como antecedente nos presentábamos a último momento para conocer los principios y la metodología empleada, la directora (muy amable por cierto) nos regalo media mañana de su tiempo, con toda la paciencia del mundo, nos explicó a detalle como funcionaban, las diferentes clases, las salidas, la guardería, todo lo que se nos iba ocurriendo ella nos explicaba y enseñaba en seguida.

Y bueno ya para el momento temido del “año preparatorio” (como si fuera universidad esto), nos dijo que todo dependía del niño y su rendimiento, que ella no tenía ningún problema con evaluar las capacidades del alumno y en determinado momento pasar directamente a segundo de kínder, pues finalmente pre-maternal y primero de maternal (kínder) era prácticamente lo mismo.

Me gustó la convivialidad, el amor por lo que hacen, las maestras comprometidas (hasta donde pudimos ver), claro que nada está dicho hasta que nuestra hija entre y lo veamos con nuestros propios ojos.

Uno de los detalles de esta escuela es que en cada clase de maternal hay un cuaderno empastado con las fotos de los niños de dicha clase y todas las actividades que van haciendo, ya que (como nos explicaba la directora) a esta edad ellos no platican a detalle lo que hacen en la escuela y es de esta manera como los papás puedes hacerse una idea de un día de clases de su hijo.

En cuanto a la metodología es una mezcla de investigación y Montessori, que me hace pensar un poco a la manera en que yo aprendí en la primaria, todo esto me hizo viajar a esos días cuando me llenaba de ilusión ir por el paquete de útiles para el año que comenzaba, era casi como Navidad, siempre me gustó ese olor de libros nuevos y pinturas de todos tipos para empezar los cursos, ¡Ay! Que días aquellos…viajé al pasado en un santiamén…..espero que ella sienta el mismo amor por la escuela como yo en esos años dorados.

¿Ustedes cómo vivieron los primeros años de escuela? ¿y el de sus hijos? ¿Fue fácil encontrar la escuela perfecta?

Anuncios

2 pensamientos en “Regresando en mis pasos

¡Muchas gracias por participar y dejar un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s