De México a Bélgica

8f33a4177b5eca277dbc297233f4e907

El olor era el de la aventura, el francés hacía música en mis oídos, los colores eran más brillantes, la comida un manjar y los chocolates ni se diga, los mismísimos dioses me darían crédito…..unas maripositas en el estómago me hacían volar ante la idea de que este sería mi nuevo hogar….Bélgica…

Con el tiempo me fui acostumbrando a los olores, los sonidos, los colores, las maripositas habían hecho su trabajo, ahora era tiempo de poner los pies en la tierra.

El principio fue difícil, no todo ha sido color de rosa, en ocasiones pensaba en volver sin mirar atrás y ver este brinco como una escapada, luego superé los miedos y poco a poco fui construyendo un nuevo yo, una nueva vida, un camino lleno de oportunidades.

Lo más difícil fue reencontrarme a nivel profesional, hacerme una imagen de mi misma ante una sociedad que nada tiene que ver con la nuestra, mi esposo ha sido un gran apoyo y aunque no siempre la cosa ha sido fácil creo que ahora podemos mirar atrás y ver los frutos del esfuerzo…no ha terminado, solo hemos empezado pero ya tengo un pie adelante un poco más firme que cuando llegué con una maleta llena de esperanzas y sueños y una computadora para estar cerca de casa.

Lo más difícil a nivel personal primero fue tener que dejar mi carrera a un lado…claro que eso es momentáneo y aunque muchas veces digo “será para otra vida” no quito el dedo del renglón…

Segundo fue cuando llegó mi hija al mundo, antes de eso, tratamientos, buscar trabajo, hacerse un lugar…y estar totalmente sola, alejada de esas personas tan cercanas…creo que es una de las pruebas más grandes que he tenido, querer grita e ir a casa, tener esa necesidad de oídos que consuelen y que hablemos el mismo idioma, no necesariamente con palabras…aunque me he hecho de grandes amistades, los amigos y la familia son el núcleo de una, por lo menos así lo veo…al principio me desvivía por tomar fotos y recopilar detalles para que de alguna manera ellos pudiera ver lo que yo veía, tratar de embriagarlos con las alegrías, también era una manera de decirme, estoy haciendo lo correcto, aquí es mi lugar…más tarde el furor y la cotidianidad se van entremezclando hasta hacer los días un poco más planos, eso sí, los hijos revolucionan todo y otra vez a empezar, tratar de compartir en casa, con los amigos que he dejado, cada detalle, para sentirme cercana como si la vida se me fuera en eso.

Creo que el sentimiento es el de soledad, tengo muchas actividades y quisiera que el día tuviera 48 horas por lo menos, pero al final siempre pienso en lo que he dejado tan lejos, mis amigos de infancia, las tardes de café al infinito, películas…que si todo eso puedo hacerlo aquí, las personas que llevo dentro de mi corazón son irrepetibles. Los extraño demasiado, a veces en silencio, a veces un poco más dramáticamente y es difícil no poder estar en sus momentos importantes, grandes chicos…

La maternidad compartida entre FaceTime y apenas unas semanas de vacaciones por aquí o por allá, claro que cuando se van organizando los viajes siempre es el atesorar cada momento, las visitas en casa, las idas con los hijos…

La comida, esa sí que la extraño, los antojos, gustos culpables que solo un amigo comprendería, las anécdotas…aquí pareciera que mis anécdotas son a partir de cuando me vine a vivir aquí, antes de eso queda todo guardado en una maleta de recuerdos, es duro, es ahí cuando las amistades belgas hablan de los buenos momentos del pasado que la nostalgia aparece sin tregua…se vale soñar y finalmente recordar es vivir.

2916f9950d82d3159fe1ff557b291160

Hoy me puedo sentar, viendo a mis hijos jugar y saber que estoy contenta, que me hacen falta muchas personas las cuales adoraría que se mudaran aquí mismo, pero que de alguna manera siguen siendo parte de mi vida, que el ir a México se hace una aventura, pero al final de día puedo atesorar cada momento.

Anuncios

11 pensamientos en “De México a Bélgica

  1. me encanta tu post. Gracias por unirte y contar tu experiencia. Quizás por la distancia entre tu ciudad de origen y donde vives comparto tanto lo que dices. Esa necesidad de volver, esa soledad, ese sentimiento que hay personas “de toda la vida” con las que uno comparte de una manera que no comparte con nadie…esa necesidad de compartir tu vida para hacerlos partícipes….cómo te entiendo. Gracias una vez más por unirte! Besos!

    Le gusta a 1 persona

  2. También los que nos quedamos en “casa” tenemos esos sentimientos de vacío y nostalgia, que a veces al escuchar una canción una vez compartida afloran…. Es como un sentimiento dulce-amargo….
    Buen inicio de semana a 10000 kilómetros de distancia!

    Me gusta

¡Muchas gracias por participar y dejar un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s