¡A todo pulmón!

73edadff415188c51333b30e1448066b

Hay de gritos a grito y lo sabemos todas, unos son de felicidad, otros para ver los decibeles de las cuerdas vocales, otros de sustos, millones diferentes y nosotras conocemos cada matiz y sabemos actuar conforme.

Pero hay uno que se nos escapa de las manos, por lo menos a mi me deja congelada, es una pesadilla y esta puede durar horas, los malditos cólicos de lactante.

Con mi segundo hijo ha sido un sufrir y no parar que bueno, he hecho de todo, masajes, gotitas, en fin, la regla general con los pediatras de por aquí es no darles nada, hay quienes dicen que surgen a raíz de la dieta de la madre, que es por querer llamar la atención, por querer estar en brazos….en fin todo mundo opina y se hacen escuchar, más que echarle la culpa a la madre prefiero soluciones y esas nunca salen a relucir, pero así es esto.

Lo que más me ha funcionado, por lapsos claro está, son los masajes Shantala:

Paso mi día con él haciéndolos y la verdad le gusta así que a cada momento no dudo para ponerlo en práctica. ¿ustedes los conocían?

Cuando tiene las crisis es mejor dejarlo tranquilo, pues no va a querer que le toques el vientre, así que yo me conformo con tomarlo entre mis brazos y pasearlo por toda la casa, creo que hay algunos espacios donde ya se puede ver mi marcha en la piedra del piso de tanto andar con él, otra opción es el rebozo y claro, seguir con el paseo.

Las practicas de antaño decían de darle carbón biológico, tés, etc., pero sabemos que ahora no se les da nada a menos que sea algo crónico o que el pediatra lo considere oportuno, en esos casos te darán algo con receta médica.

Ahora que fuimos a la consulta por las vacunas del pequeño finalmente me dieron algo para proteger su estómago (casi rogué por ello), parece que le ha servido pero como en todo no hay que cantar victoria que llega Murphy y lo echa a perder. Pero sobre todo también me dijo que hay que tener cuidado con el reflujo, pues muchas veces pueden tenerlo y no mostrarlo abiertamente, suena raro pero la idea es más bien que tiene acidez estomacal y hay que darle algo para poder ayudarlo, una de las cosas que da señal de esto es la salivación, mucha salivación, pero bueno hay que estar en todo y en cada detalle….

Yo personalmente no hago nada sin el consentimiento del pediatra, podemos pedir consejos, buscar en foros, etc., pero al final el experto es el pediatra y más que nada que queriendo ayudarlos hay veces que podemos meter la pata de manera irreversible.

Espero vivamente que se termine esta etapa y podamos encontrar la paz, ese grito de desesperación del pobre me trepana el cerebro, me bloquea, me paraliza a tal grado que hay veces que no se si ponerme a llorar con él.

Se que muchas de ustedes han pasado por esto y no hay milagro para poderlos calmar, pero si tienen algún truco que les ayude con gusto soy a todo oído.

Anuncios

Flores para festejar su arribo (paso a paso).

Pues siguiendo con los hechos de la presentación del retoño (Y el día llegó…dos meses después) les muestro como hacer unos recuerdos originales y al mismo tiempo sencillos paso a paso.

Material:

IMG_5264

Sello personalizado

Hojas de papel cortadas en tags

Pin personalizado

Bolsitas de yute

Semillas (en mi caso fueron semillas de flores que renacen cada año)

Papel de china

Primero hay buscar en lo más profundo de la inspiración un texto corto dando la bienvenida a su bebé. Ese texto junto con un pequeño dibujo como detalle, lo hice mandar a hacer con Bloom ministudio, por cierto se los recomiendo ampliamente pues el trabajo fue excelente y la entrega como relojito, además de que tiene ideas originales y te lo hace sobre tus preferencias en caso de que no encuentres lo que buscas.

Lo segundo, hay que hacer o buscar un dibujo para ponerlo en los pines, en mi caso fueron los círculos de vida de un árbol y en el centro de este solamente el nombre y la fecha de nacimiento de mi bebé. (eso de poner peso, talla y demás no es lo mio, pero se puede poner lo que quieran).

Estos dos pasos son los más tardados, pues hay un proceso pequeño pero lo hay de creatividad y espera para tenerlos.

Las hojas de papel cortadas en tags ya las puedes comprar hechas o bien si tienes el aparato para hacer cosas bonitas con papel para el scrapbooking ya la hiciste. Yo escogí dos colores, verde y azul en un papel mate echo a mano para que todo quedara dentro del contexto.

El sello que mandemos a hacer nos va a servir para ponerlo en las hojas de papel cortadas en tags, si se complica la tarea simplemente se puede imprimir el pensamiento que tengamos como bienvenida en una hoja y después cortarla como tag. Al final la idea es la misma y se vale improvisar.

También las bolsitas, ya las puedes comprar hechas o si tienes la paciencia de hacerlas tu misma adelante. Yo escogí en yute para seguir con la idea bio y ecológica del recuerdito.

El papel de china nos va a servir para envolver las semillas y ponerlas dentro de la bolsa, de esta manera no se pierden y da un acabado mucho más bonito.

El resto es fácil, simplemente unir las piezas:

1.- Poner las semillas y envolverlas en el papel de china

2.- Una vez envueltas ponerlas dentro de la bolsita de yute

3.- Colocar en la parte inferior de la bolsita el pin, creo que es el mejor lugar para ponerlo, de esta manera se ve y no queda todo sobre todo en la parte donde se cierra la bolsita.

4.-Por último, hay que cerrar las bolsitas y con la misma tira para cerrarlas, colocamos el tag con el sello previamente puesto.

¡Y listo!

IMG_5269

¿Qué les parece? ¿ustedes acostumbran hacer este tipo de detalles?

Y el día llegó…dos meses después

9df42c4c0dc29b1ac47bd147e44098f0

Pues bueno, sabrán que mi embarazo de mi primer hija, por lo menos ya hablando estrictamente de la presentación (pues todo mundo quería verla), fue un caos, en el sentido que desde que ella dio su primer respiro en este mundo fue un Non stop y desfile de personas, desde las más allegadas hasta las que….pues quién sabe…ya que ni las conocía…desde el hospital hasta la casa siempre gente, día y noche, a todas horas, claro que con sus mejores deseos pero al final tanto ella como yo terminábamos muertas del cansancio y de mal humor (este último era más bien la madre)….

En fin, cuando supe que estaba embarazada por segunda vez, me dije y lo grité al mundo que no iba a haber ni una visita, y cuando digo ni una es ¡CERO!, estuve haciendo campaña durante unos 7 meses y al final ya nadie decía nada, si algo me identifica, es que cuando digo las cosas las cumplo, y soy terca como una mula.

Así que bueno, llegó el día y el pequeño nació, ese primer día fue solo para la hermanita y los abuelos, una hora a lo mucho….ya les he contado la historia en Las novedades al frente, el caso es que las visitas fueron únicamente de la familia y los padrinos, breves y perfectas, ya en casa me di tiempo de disfrutar estos preciosos momentos en compañía de mi familia y decidimos hacer una reunión para presentar al bebé en un par de meses, así que la verdad fue mucho mejor en el sentido de que hicimos un espacio único para nosotros cuatro, ayudamos a nuestra hija (en manera de lo posible) a aceptar y entender la llegada del bebé.

Justos dos meses después, organizamos una reunión, tranquila en casa, yo menos estresada, con mejor movilidad y sobre todo con las ganas de pasar ahora sí un momento con los amigos. Tuvimos suerte del clima así que hicimos unas brochetas al carbón, pero sobre todo nos pusimos al corriente de los grandes sucesos en estos dos meses.

Para nuestros invitados, dimos un pequeño recuerdito, en estos días les muestro exactamente que fue, la idea es simple, pero creo que es un buen detalle, más que nada simbólico, una bolsita decorada con la fecha de nacimiento y el nombre, y al interior unas semillitas para plantar. Personalmente no me gustan los recuerdos en los que te ponen un sin número de cosas, pues al final solo estorban y uno no sabe que hacer con ellos. Tampoco me gusta eso de la lista de regalos, si alguien quiere hacerlo es libre, y la verdad desde nuestra perspectiva nosotros ya estamos muy contentos de que nos acompañen en estos momentos de dicha. Y cuando quieres hacer un regalo siempre digo que el mejor regalo son los pañales, esos seguro que los vamos a usar y nunca sobran.

En fin, les puedo decir que a dos meses del nacimiento del retoño, yo disfruté muchísimo de las visitas, él por su parte creo que también, mi hija se divirtió como nunca al grado que desde entonces ella solita por ahí de las 8h30 te dice que se quiere ir a su cama a dormir, ¿No es bella la vida?

¿Ustedes cómo hicieron la presentación? ¿Qué opinan de las visitas en el hospital? ¿Y en la casa?

Segundo 10 de mayo, y primero como bimadre.

cfb1f1a4824971cd6f3381d3ce51355a

Los festejos empezaron desde antes, la escuela de mi hija preparó con ella el regalo perfecto para el segundo año de la fiesta de las madres, y aunque esta era el domingo, ya desde el miércoles mi hija traía en sus manos el preciado regalo para mamá.

Al llegar a la casa junto con el abuelo, este último le dijo, “dale el regalo a mamá” así que ella tan obediente como siempre se acercó a mi y me lo extendió, acto seguido y en un santiamén me lo quitó diciendo “mi, mi” (mío) luego lo abrió y muy orgullosa me enseñó que eran sus manos las que estaban estampadas en el papel. ¿El regalo? ¡Ah! Una lata de metal forrada de una hoja de papel bond decorada con las manos de mi hija y uno que otra estampita de corazón y flor, a las cuales les decía (parando la trompita) “cuore” “cuore” ¡Me derrite cuando hace esto!, ¡se me olvidaba! también había una cuchara de plástico negro, pues el artefacto estaba destinado a mi cocina para poner todos los utensilios.

Un regalo maravilloso, el cual después de que ella juegue con el (pues es de ella) irá a parar a la caja de los recuerdos con todos las obras artísticas de la pequeña. Me pregunto ¿qué es lo que hacía mi madre con todo eso? Supongo que al pasar de los años su caja de los recuerdos se llama “bote de basura” no creo haber visto ningún collar de cuentitas, ni la manta que bordamos, ni nada del estilo, (aunque de lo que sí me acuerdo es de la ilusión que tenía de hacer algo para mamá)….creo que los dibujos deben de andar en alguna parte pero bueno, les estaba platicando de mi 10 de mayo.

Ya el mero día me trajo un ramito de flores y su papá otro, lo increíble es que el ramo de ella estaba tan pero tan tierno, la florista realmente hizo algo súper bonito y de acuerdo a mi hija, y bueno como cada domingo me trajeron el desayuno acompañado de una taza de café. Esa noche había sido especialmente difícil con el más pequeño, pero eso no vale nada cuando ves la cara de tu hija llena de ilusión por saber que pasa algo, que hay una fiesta en camino, que me quiere abrazar y quedarse en mi pecho durante un momento.

IMG_5381

Unos días antes, en la semana, pensaba en un spa, (sola) burbujas en la tina de hidromasaje, cremas de olores a flores para calmar el estrés, un té en cada esquina del lugar, una música sublime a cada paso del recinto y ya si de eso se trata (de soñar) pues de una buena vez en Cancún. Pero no pasó así, nos quedamos en casa, tuvimos visita de la familia con un buen clima (cosa rara), aprovechamos el tiempo en el jardín(madre e hija) tan preciado en estos momentos, empezamos a plantar algunas flores al frente de la casa….pero eso se los contaré con más detalle más adelante.

También me ayudó en la cocina, le encanta y la verdad se pasa un muy buen rato.

Su papá en otro momento del día se quedó con ellos mientras yo hablaba con mi familia y me sentaba un ratito sin bebé en brazos, (también eso es rico de vez en cuando, una se siente un poco más ligera).

Parece mentira, como los pequeños te absorben y consumen tu energía, al mismo tiempo te la renuevan, es agotador pero la recompensa es enorme, he aprendido a llevar mis ojeras con orgullo, es el símbolo de que soy mamá (creo, o me gusta pensarlo, aunque ya las tenía desde antes, ojeras sexy las llamo) y más que nada por que ya ninguna base de maquillaje las tapa…pero como sea el verlos es maravilloso, siempre salen a relucir frases cursis en estos momentos pero es la verdad, tocan ciertas cuerdas sensibles que te hacen ver el mundo con otros ojos.

Entonces recapitulando ¿Qué es lo que quiere mamá en su día? Que papá se encargue de los hijos y de ser posible unos días en un Spa.

¿Qué es lo que quiere la abuela que vive a casi 10 000 kilómetros? Visitar y cuidar a sus nietos.

Ante eso ¿qué es lo que quiere la hija de la abuela (yo)? Que venga a cuidar a sus nietos en periodo vacacional.

¡Y así todos contentos! Hasta invitamos al abuelo para que no se sienta.

Así pasé mi segundo 10 de mayo y el primero como #bimadre, feliz de la vida orgullosa de serlo y aún más de mi familia.

¿Ustedes como pasaron el día de la madre? ¿Ya pasó o está por llegar? ¿Se acuerdan de algún regalo que hayan hecho en su infancia para sus mamás?

El pastel

ffd0a70f3cabd6ac74e27c7b158a8ebe

Ahora si que nos tomamos una tarde para nosotras, un momento único y exclusivamente para madre e hija, ya nos hacía falta desde hace tiempo, sobre todo desde la llegada del hermanito.

Busqué una receta fácil, algo que no hubiera pierde, que no tuvieras que hacer grandes esfuerzos y sobre todo que ella se divirtiera y que participara activamente. Me decidí por un pastel de yogurt, este es súper fácil de hacer y los niños lo adoran.

Pastel de yogurt

Para las medidas vamos a utilizar el envase del yogurt:

1 paquete de levadura

1 yogurt natural (yo uso el que tiene azúcar).

Medio envase de aceite

2 envases de azúcar (yo utilicé la mascabada).

3 envases de harina

2 huevos

½ limón (yo le puse el jugo del limón pero se puede utilizar únicamente la cáscara rallada).

Todo lo pones en un recipiente, lo bates, la masa la agregas en un molde previamente enharinado y lo metes al horno a 180 grados por 25 minutos aproximadamente y ¡listo!

La experiencia fue genial, ella estaba súper contenta, se quiso poner los dos mandiles al mismo tiempo y obvió el gorrito de chef, el look era exquisito. Una vez ya preparadas nos pusimos manos a la obra.

Los ingredientes ya los tenía fuera para no tener que andar buscando y hacer la tarea más fácil con ella, la sorpresa fue que al ir poniendo los ingredientes, mi hija el único que conocía era el yogurt, el azúcar cuando la probó quedó encantada “miam miam” decía con una sonrisa iluminada como si estuviera en el Nirvana, luego al pasar a la harina, quiso probarla aunque comió un poco prefirió el azúcar así que para no tener crisis la guardé….con los restos de azúcar y harina en su mesita trataba de agarrarlos y ponerlos en el envase…¡guacala! Le decía, eso ya no…estuvo un tiempo entre que comía los restos y trataba de ponerlos en el recipiente donde teníamos los ingredientes,ya para finalizar fui yo quien hizo la mezcla con la batidora, eso la verdad no es que le interesara demasiado, ella seguía con su experiencia gustativa.

Puse el molde ya con la mezcla dentro en el horno y le enseñé que todo lo que habíamos puesto iba a otro recipiente y luego había que hornearlo durante un rato, pero que no se acercara pues estaba caliente.

Ella agarró un banquito para sentarse y esperar atenta el pastel, me decía en intervalos “scho scho” (caliente) para indicarme que no me acercara, ay ay ay que me derrito con esta niña.

Finalmente al sacar el pastel, estaba tan contenta, que para no partirlo inmediatamente, la distraje un rato en el baño jugando un poco con el agua y poniéndole el pijama, mientras esperamos a que se enfriara un poco.

Cuando lo probó estaba mue emocionada “mi, mi” decía seguido de un “patel”… luego muy amablemente fue a buscar a su papá para decirle “patel patel mi” en breve quiere decir: es el pastel que hice. Por supuesto su papá le hizo tanta fiesta que ella no cabía de la felicidad.

Esta actividad de apenas unos 20 minutos en total hizo un pequeño paréntesis entre nosotras, pudimos crear una pausa entre tantos cambio que ha habido en casa. Ella ha estado más contenta, y yo también al verla así, hasta me tocó una canción solo para mi, entre los “tralalá y tralalalalalala” que le encantan hacer había “mamaaaaaaaaaaaaa mamaaaaa”.

¿Qué más puedo pedir? Fue una actividad digna de repetir, se las recomiendo ampliamente.

¿Ustedes de que manera pasan tiempo con sus hijos? ¿Tienen alguna actividad únicamente entre ustedes? ¿Algún ritual o simplemente juego o lectura?

¿Y qué fue del objeto del deseo?

bc9709fcb234d3a53f10a94c25a6879e

Recordarán que alguna vez les hablé sobre el El objeto del deseo, ese objeto con el cual relacionábamos nuestra maternidad, ya saben esa imagen perfecta de ustedes y su pequeño bebé en brazos.

El mío siempre fue una mecedora, y la tuve esta vez para mi segundo hijo, ya al final del embarazó llegó el paquete a mi casa, unos 20 kilos de ilusiones, la recomendación fue: no la cargues, quédate quieta, no la armes, no hagas esfuerzos…pero la verdad es que es más fuerte que yo, y ya saben lo que quieres es en el momento, y el momento mientras lo voy platicando ya pasó, así que manos a la obra, la abrí, vi la manera de armarla y poco a poco fui subiendo las partes que la formarían, ya una vez en el cuarto del bebé que la esperaba ansiosamente la fui armando hasta completar la misión, que alegría al verla, tan perfecta, tan, tan, tan llena de ilusiones…..y bueno una vez que me senté en ella y vi las posiciones sabía que estábamos hechas la una para la otra.

La realidad es que antes de que naciera me encantaba estar en ella, y seguir soñándome con mi pequeño, cuando nació tardé en poder utilizarla por eso de la cesárea, casi tres semanas para que me animara pues eso de andar probando cosas cuando a una la han cortado en dos pues no es muy tentador.

El caso es que cuando fue nuestra primera vez en este objeto casi mágico, se podía oír una musiquita tenue a nuestro alrededor (todavía la oigo), una atmosfera cálida en torno nuestro casi como si la aurora boreal nos abrazara, y claro adoptamos tanto él como yo este objeto como nuestro.

A dos meses de su nacimiento, un regreso de la mamá casi Ninja y una hija guerrera que nos sigue a todos lados reclamando atención, la mecedora a tomado distintas vetas, ya no solo es un momento de relax para el bebé y yo sino que ha servido de cuna y cama para nosotros en esas noches en las que el buenhijo decide tomar su momento creativo a altas horas de la noche de manera non stop, esas noches de cólicos en las que solo se calma en el vaivén de las olas de la mecedora, he pasado noche completas en ella antes de una total recuperación, ha servido de biblioteca para la buenahija, ha servido de momento mágico especial para mi, sin nadie que ande deambulando, ha servido de consuelo para la buenahija cuando se despierta en la noche reclamando los brazos de su mamá…

Esta vez me ha costado más las noches, no se si es el cansancio acumulado o miles de cosas en juego pero gracias a la mecedora he podido dormir algunas horas de corrido, amamantar a mi hijo, dormirlo en ella, arrullarnos, en fin no ha servido para pegar un poco el ojo en esos momentos de crisis, pero también la hemos disfrutado simplemente por el hecho de que ella está aquí, sin un motivo específico y a decir verdad cada momento en ella puedo pensar en los abuelos y una sonrisa de satisfacción cada que les cuento las aventuras del objeto preciado.