La melodía (150 palabras)

Pasillo, cautela, escoba

783373eabd2f3f4b49b39d990f14bd6d

 

La música salía del patio, parecía una trampa para los niños, un estrecho pasillo, oscuro y hasta frío, la pandilla completa estaba encantada, 3 niños y 2 niñas se habían juntado para descifrar el misterio, después de varios días de profundas discusiones, y de recaudar material precioso para tan importante empresa, emprendieron el camino…..con cautela fueron avanzando, parecía que no tenía fin, pero la música era tan bella que entre más avanzaban, más se embriagaban con ella, a lo lejos se veía un viejo con algún instrumento en las manos, parecía que de ahí salía tan exquisita melodía…en algunas ocasiones paraban para comer o hacer recuento de los hechos, pero entre más pasaba el tiempo, poco a poco iban olvidando del porqué se encontraban allí….solo quería llegar hasta el viejo.

Un sonido rasposo casi imperceptible se anunciaba detrás de ellos, era una escoba mágica que les iba borrando los recuerdos.

 

Nota:

150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento con ellas ¡de 150 palabras!

Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.

 

 

 

Anuncios

La ley de Murphy

Grumeau

Después de mucho pensarle y hacer memoria de las andanzas desde que soy madre, llegué al conclusión que la Ley de Murphy no se formuló mediante pruebas de la fuerza aérea de los estados unidos sino que Murphy era un padre de familia, y sus andanzas con los hijos le hizo pensar en esta ley tan presente en cada familia, que más tarde se hizo famosa.

Pero como sea, el nacimiento de la misma seguramente fue en base a la vida cotidiana con algún bebé, niño, cercano a él.

¿A poco no?

Algunos ejemplos típicos que seguramente ustedes han pasado por más de varias veces…

1.- seguro duerme como piedra la princesa, estuvo del tingo al tango todo el día.

Realidad: se fue a dormir a las 11 de la noche, levantándose cada 30-45 minutos, terminando por dormir en la cama de los papás.

2.- Esto le va a encantar, le voy a hacer su comida favorita, así come en casa y no da lata con los tíos que van a hacer de comer cosas que ni al caso.

Realidad: ni probó tu comida y se comió todo en casa de los tíos, (ahora resulta que le gusta el apio)

3.- Se me olvidaron los pañales en la casa, bueno solo salgo por 15 minutos.

Realidad: se ensucia de pies a cabeza.

4.- Salimos a las 9 en punto para llegar a tiempo, total ella se levanta a las 7.

Realidad: se levantó a las 10.

5.- Durmió perfectamente tanto en la noche como su siesta va a estar súper en forma para la reunión.

Realidad: estuvo más difícil que nunca.

Y como estos ejemplos miles, millones, infinitos….cada uno hecho a la medida de los padres, pobres padres a merced de esta Ley que reencarna en cada familia.

Así que Murphy simplemente recordaba sus vivencias, ¡esta es la realidad!

Ahora con dos en casa, debería de hacer la lista seguro rompo record y hasta libro saco….

¿A ustedes les pasa lo mismo? ¿Alguna anécdota que nos puedan compartir?

El conjuro (150 palabras)

Manos, pelos, respirar

4131a935e2f3acc4f84f97e0a0af16ff

Así eran todos los días….no había manos que la pudiera peinar….una pataleta sin igual día a día y el problema en si no era verse hermosa sino que al peinarla los poderes mágicos de la niña tomaban fuerza, pero ni como explicarle, simplemente no había poder humano que la hiciera razonar.

Con esos pelos de escobeta, ¿cuáles poderes ni que polvos mágicos? Simplemente esperaríamos a que fuese más grande la pequeña, esperar…

Un día casi como por arte de magia llegó peinada, hermosa, un esplendor que se veía a calles, la magia reinaba en ella, había cambiado de la noche a la mañana, Fernan el dragón había hecho lo suyo, no había sido tarea fácil pero con un poco de agua de la luna y polvos de estrella, la niña feliz de encontrarse detrás de esa melena.

Ahora la ciudad completa podía respirar, estaban salvados, Anna había roto el conjuro.

Nota:

150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento con ellas ¡de 150 palabras!

Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.

Las historias de Hilk

Dragones, trastos, bromas

95eac8cfc826736366f80098b148c4ea

El pequeño Mateo soñaba a menudo con historias fantásticas, era de una imaginación desbordante, durante el día podía jugar y pensar en mil y un historias de dragones, sus preferidos. Por la tarde al terminar de apilar los trastos de la comida, iba directo al árbol gigante al fondo del jardín y ahí llamaba con algunos golpecitos al tronco del bello Sauce a su amigo Hilk, este salía casi en un dos por tres con un libro en mano y tomaba a Mateo sobre sus hombros para acomodarse y leer la historia del día, entre bromas y cuentos pasaban la tarde juntos….pasando las horas, el canto de las sirenas anunciaba el momento de ir a dormir y Hilk se hacía chiquito para velar los sueños de su querido compañero…

Pasarían la vida juntos, los mejores amigos y generación en generación, el hermoso dragón les leería fantásticas historias de otros tiempos.

Nota:

150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento con ellas ¡de 150 palabras!

Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.

Una galaxia en el bosque. (150 palabras).

Luces, nombre, gente

bosque

Era casi como una ceremonia, antes de dormir, echada en el bosque miraba hacia las estrellas esperando que pasara, no siempre lo hacían pero cuando ocurría, ella era la niña más feliz del planeta, era como un juego, pero de esos que se adhieren tan fuerte que generación tras generación lo hacía.

Era simple, cuando las luces aparecían, aguantaba la respiración por unos instantes para no hacer ni el más mínimo ruido, una vez que su corazón calmaba su tam tam y volvía a la normalidad junto con su respiración que a penas vislumbraba la alegría contenida, ella comenzaba a dar un nombre a cada una, parecían como pequeñas personitas, gente que danzaba en un vaivén, pero eso no era todo, el juego estaba en que si a una de ellas le gustaba el nombre, la llevaba a dar un paseo por su mundo, una galaxia especialmente para ella, pensaba.

Nota:

150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento con ellas ¡de 150 palabras!

Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.

La cuenta cuentos

cuenta cuentos

Como bien saben eso de leer cuentos es una práctica que me encanta hacer con mi hija de casi dos años, me divierte, nos divierte y es ese momento único casi mágico que aunque no dura mucho tiempo nos pertenece.

Creo que si por mi fuera, haría una gran biblioteca en el jardín, de esas tipo la Bella y la Bestia, con una mesa grande, unas lamparitas bien monas y un rincón para hacer manualidades con mis hijos, una piñata por ejemplo….pero bueno ese no es el caso en este momento.

cuenta cuentos 2

Lo que sí he notado es que mi hija con mucha más frecuencia, quiere que le cuente las historias, me dice “libo” “libo” y me saca algunos para leerle….es divertido hacerle las voces y un poco de teatro mientras tanto, me mira con sus ojos bien abiertos y una sonrisa de oreja a oreja.

El otro día después de mil veces los mismo dos libros de manera intermitente, le dije: Ahora cuéntame tú el cuento….para mi sorpresa, se sentó junto a mi, abrió el libro y empezó con su lenguaje “bebé” seguido de algunas palabras conocidas a contarme la historia, pero lo más fascinante a todo esto es que también hacía las mímicas, por ejemplo cuando alguien lloraba o caía decía BuuuuUUuuuu o AAaaAAaaahhhhHhh! Me muero de ternura literalmente.

En ocasiones la cacho contándole cuentos a Lotta , o bien a su papá, simplemente ¡genial! Qué más puedo decir, son esos pequeños detalles del día que hacen el día y termino con una sonrisa y claro, con ganas de contarlo al mundo.