Amanecí Danzando

En lo que reanudamos 150 palabras les comparto un pequeños cuento corto del baúl de los recuerdos.

Allyson Adeney

¿Y cómo es eso? Alguien pregunta…..

Sin palabras, sin risas, sin lágrimas en los ojos, sin aliento, sin sentimientos, sin dramas ni arrebatos…..simplemente danzando.

Danzando al amanecer, danzando al medio día, al atardecer que se adormece, al anochecer con su último suspiro, en medio de la noche con un canto triste y uno alegre, danzando y danzando……siguiendo las vueltas de una melodía confundida, dejándote llevar……

¿Y por qué? Por las alegrías, por las tristezas, por los desengaños y engaños, danzando por los amigos, la familia, los árboles y las flores….no existe un porque, simplemente sigo danzando….es un baile continuo…… con un ritmo incontrolable….es así….

¿Y quién danza? Alguien pregunta…..

Danzo yo, tu, nosotros y todos en estos tiempos y los pasados….una cadencia única e interminable y hasta casi contagiosa…..

¿Tú cómo bailas? Otro pregunta…

Yo bailo ayer, yo bailo hoy, yo bailo en sueños, yo bailo la risa, la nostalgia, la alegría…..yo bailo simplemente, es así….esta es la vida ¿o no?…….yo bailo azul.

¿Y por qué lo haces? sigue preguntando….

Porque la vida es bailar y volar al mismo tiempo…digo en un murmullo siguiendo las vueltas…..

Anuncios

Las novedades al frente

df62c6e17c2da864b3363f58f689dd6d

Finalmente llegó el día! Un hermoso 5 de marzo del 2015, un hermoso bebé abrió los ojos al mundo, que digo hermoso, hermosísimo.

Dicen que el amor a primera vista no existe o bien solamente pasa una vez en la vida, personalmente es la segunda vez que me pasa, la primera fue con el nacimiento de mi hija y esta vez con el de mi hijo, es como si cupido literalmente te atravesara el corazón y todo lo demás perdiera sentido, solamente tu y él, la primer mirada, esa misma cuando se cruza la tuya con la de él, es uno de los momentos más emotivos y perfectos que una puede experimentar, pero claro es solamente el inicio de una cadena de amor, detalles y sucesos que llenan cada rinconcito de tu corazón y alma (aunque suene trillado cursi) es la pura verdad.

El amor, el amor, como diría la abuela, palabra tan chica y sentimiento tan grande, también el papá cabe en todo esto, cuando lo vio por primera vez, simplemente se derretía, en ese lapso de micro segundo que no sabes que hacer, lo vio, me vio y fue a su lado en lo que terminaban conmigo y empezaban con él.

Al poco tiempo, llegaron juntos, seguía en quirófano, pero eso no impidió que estuvieran a mi lado, esta vez fue menos difícil, no hubo espera, y lo tuve en mis brazos en un santiamén. Los tres pasamos toda la mañana juntos, reconociéndonos, prácticamente en silencio aunque a gritos se podía entender los pensamientos de los orgullosos padres que solamente hablaban de la perfección ante sus ojos. Ese es el milagro de la vida, el amor, San Valentín en persona.

Así recibimos a nuestro pequeñito. En un suspiro pasa todo…y no se como es que funciona pero aún cansada durmiendo en intervalos y saltando a cada pequeño ruido ellos así de chiquitos te dan una energía inimaginable, tal vez sea simplemente la excitación del recién llegado, o simplemente yo que ando con la energía loca y desproporcionada en lapsos, por momentos con un sueño que no aguanto y por momentos como si hubiera dormido 100 años.

Este primer día lo dedicamos a él y a nuestra hija, los presentamos, aunque no duró mucho tiempo tratamos de que fuera un momento perfecto en familia, el primero de muchos.

No tengo palabras para agradecerles nuevamente tanto afecto…me siento muy querida, mi familia igualmente. Mi hija consentida con cada detalle de ustedes, le ha sido menos difícil la llegada del hermanito. Yo por mi parte me siento afortunada por tenerlos cerquita del corazón, a ustedes amigos de toda la vida, familia, a los que no conozco en persona, a todos, millones de gracias.