¡Nos mudamos!

Mamá Ninja

¡Hola a todos!

Misión: Mamá Ninja se muda a www.misionmamaninja.com, los invito a seguir la página y para quienes quieran tener las alertas en su email, pueden suscribirse en la misma.

¡Gracias, gracias, gracias, millones de gracias!

Gio (Mamá Ninja)

Anuncios

Queridas mamás, queridas futuras mamás, queridas mujeres, queridas todas,

327cf1521b8b3f2dfafde68c711f0c15

Nuestra sociedad ha cambiado con el paso de los años y si hoy podemos dar un respiro, voltear hacia atrás y decir, hoy yo soy una mujer empresaria, ama de casa, estudiante, doctora, etc., no por qué sea mi rol como mujer sino porque tengo la opción de ser quien quiero ser.

A pesar de todas las oportunidades que nos brinda la vida, seguimos teniendo un gran peso en nuestros hombros, muchas veces el tener que dejar las cosas que en un momento eran importantes, para después, para cuando ellos sean más grandes y tenga más tiempo, o viceversa, hoy me formo para después tener una familia, o ni siquiera hablar de los hijos y decir quiero ser esa mujer con la que siempre he soñado sin que nadie me señale por falta de niños en casa o de que se “me esté pasando el tiempo”.

Y ni que decir con el “pero que bien que el papá se ocupe de vez en cuando de los niños, haga la comida, limpie la casa…” parecería que la sociedad cambia sin querer hacerlo.

Una de las cosas que me tienen mucho al corazón es la parte de los estudios, me ha costado tanto conciliar el trabajo, la escuela y ahora con la llegada de los niños ni se diga, hoy opté por una formación en línea, pues es la única opción si encuentras tiempo, de poder estudiar algo en el tiempo que nunca se tiene, ¿pero que dirían si hubiera formaciones en las que pudieran ir con sus bebés de brazos y hacer una parte en línea y tener la flexibilidad necesaria para que pudieran estudiar algo sin tener que dejar a sus hijos en….?

Como el profesor Sydney Engelberg que toma en sus brazos a un bebé que lloraba en su clase. Conmovió a toda la sociedad mientras que debería ser un ejemplo para algunos cursos.

profesor-sydney-engelberg-calma-bebe-clase-universidad-jerusalen-fb

O bien que me dicen de ir al cine? ¿Recuerdan cual fue la última película que vieron en un cine? Ahora se ha dado algunas concesiones en algunas partes del mundo para que padres de familia puedan ir al cine con sus bebés de hasta 18 meses y disfrutar de la últimas películas de la cartelera.

Padres-y-madres-con-sus-bebes-_54413020359_54028874188_960_639

Si bien son cosas que no cambian radicalmente nuestro mundo son pequeños gestos que ayudan a sobre llevar esta vida tan rápida en la que estamos metidas.

¿Ustedes que han dejado de hacer por el haberse convertido en mamás? ¿Si hubiera alguna formación flexible para sus necesidades con bebés pequeños en casa la tomarían? ¿Qué les gustaría que hubiera para facilitar las tareas con un niño en brazos? Y no solamente de hablar de estudios o idas al cine, tal vez cursos deportivos adaptados a mamás con sus bebés ¿Conocen alguno? ¿Si hubiera cerca de sus casas, lo tomarían?

¿Y qué fue del objeto del deseo?

bc9709fcb234d3a53f10a94c25a6879e

Recordarán que alguna vez les hablé sobre el El objeto del deseo, ese objeto con el cual relacionábamos nuestra maternidad, ya saben esa imagen perfecta de ustedes y su pequeño bebé en brazos.

El mío siempre fue una mecedora, y la tuve esta vez para mi segundo hijo, ya al final del embarazó llegó el paquete a mi casa, unos 20 kilos de ilusiones, la recomendación fue: no la cargues, quédate quieta, no la armes, no hagas esfuerzos…pero la verdad es que es más fuerte que yo, y ya saben lo que quieres es en el momento, y el momento mientras lo voy platicando ya pasó, así que manos a la obra, la abrí, vi la manera de armarla y poco a poco fui subiendo las partes que la formarían, ya una vez en el cuarto del bebé que la esperaba ansiosamente la fui armando hasta completar la misión, que alegría al verla, tan perfecta, tan, tan, tan llena de ilusiones…..y bueno una vez que me senté en ella y vi las posiciones sabía que estábamos hechas la una para la otra.

La realidad es que antes de que naciera me encantaba estar en ella, y seguir soñándome con mi pequeño, cuando nació tardé en poder utilizarla por eso de la cesárea, casi tres semanas para que me animara pues eso de andar probando cosas cuando a una la han cortado en dos pues no es muy tentador.

El caso es que cuando fue nuestra primera vez en este objeto casi mágico, se podía oír una musiquita tenue a nuestro alrededor (todavía la oigo), una atmosfera cálida en torno nuestro casi como si la aurora boreal nos abrazara, y claro adoptamos tanto él como yo este objeto como nuestro.

A dos meses de su nacimiento, un regreso de la mamá casi Ninja y una hija guerrera que nos sigue a todos lados reclamando atención, la mecedora a tomado distintas vetas, ya no solo es un momento de relax para el bebé y yo sino que ha servido de cuna y cama para nosotros en esas noches en las que el buenhijo decide tomar su momento creativo a altas horas de la noche de manera non stop, esas noches de cólicos en las que solo se calma en el vaivén de las olas de la mecedora, he pasado noche completas en ella antes de una total recuperación, ha servido de biblioteca para la buenahija, ha servido de momento mágico especial para mi, sin nadie que ande deambulando, ha servido de consuelo para la buenahija cuando se despierta en la noche reclamando los brazos de su mamá…

Esta vez me ha costado más las noches, no se si es el cansancio acumulado o miles de cosas en juego pero gracias a la mecedora he podido dormir algunas horas de corrido, amamantar a mi hijo, dormirlo en ella, arrullarnos, en fin no ha servido para pegar un poco el ojo en esos momentos de crisis, pero también la hemos disfrutado simplemente por el hecho de que ella está aquí, sin un motivo específico y a decir verdad cada momento en ella puedo pensar en los abuelos y una sonrisa de satisfacción cada que les cuento las aventuras del objeto preciado.

¿Dónde está el perineo? ¿Al norte de la península Ibérica?

97350e40c6d9ee01d1fd7067105f26fd

No, no, noooooo querida, el perineo mejor conocido como suelo pélvico es el soporte de todo nuestro embarazo, por lo que hay que cuidarlo, protegerlo y amarlo hasta las últimas consecuencias.

Después de la carga amorosa que le da a nuestro retoñito, hay que ocuparnos de él, y consentirlo, tratar de reforzarlo para que en un futuro no nos arrepintamos del favor.

9 meses de carga extra hacen de las suyas, tal vez no en el momento, pero más tarde entrando en años puede que no tengamos el soporte de antes, lo más común son las fugas urinarias, así que para contrarrestar el trabajo forzado de esto meses una vez pasando 6 semanas (aquí se estila esto), una debe de hacer trabajos de reeducación, reencontrar nuestro cuerpo y volverlo a reforzar, restablecer los lugares de origen de los abdominales que también durante los meses de embarazo se fueron a dar una vuelta….es también un espacio para nosotras, más allá de ejercicios físicos del estilo Pilates, es un momento para respirar un poco de todo el ajetreo en el que andamos.

Aquí en Bélgica tienes derecho a siete sesiones que la seguridad social te paga por completo, y aunque desde el hospital las matronas y médicos te lo dicen al infinito, no muchas mujeres lo llegan a hacer, por distintas razones, tiempo, trabajo, casa, etc.,

En mi caso con una segunda cesárea, ya para la sexta semana puedo empezar este tipo de ejercicios, puedo decir que la franca recuperación es al mes, es en ese momento que dices wow! Ya puedo moverme sin hacer cara de terrible sufrimiento pues se te olvidó (por un micro segundo) la herida, las grapas, moverse lento, no hacer movimientos bruscos (como si con un segundo niño pudiéramos evitarlo), en resumen jugar a las estatuas de marfil y llamar servicio al cuarto.

Hay muchas maneras de hacer este trabajo, pero la que a mi más me gusta (tampoco es que haya probado otra) es el de los “kines” y en grupo, tal cual como una clase de Pilates y si tienes suerte hasta pequeña relajación y té tienes al final de la hora prevista.

La primera vez que fui, me costaba trabajo salir de casa, además de llevar a mi hija, tener que lidiar con personas, lo último que pensaba era en reeducación y un espacio puramente femenino, lo que quería era dormir y no salir a encontrar bichos que se le pudieran pegar a mi hija. Pero para mi sorpresa, era cero estrés, si el bebé lloraba a nadie le importaba, ¿el bebé quería comer? Pues era el momento cualquiera que fuera….recuerdo que con las prisas y la inexperiencia, se me habían olvidado los pañales, y claro es el día en que los necesitas, ya me esperaba las miradas inquisidoras señalándome de mala madre, pero no pasó nada de eso, por suerte fue al final, y las mamás me señalaron una cabina donde había todo el material, me acuerdo que me dijo una, oye! Nada de estrés, tu tranquila que no pasa nada, así es esto y se vale que se nos olvide. Ahí pude respirar y sentirme más tranquila para hacer una hora de ejercicio con mi bebé de 6 semanas (que por cierto, cosa rara no daba lata) y tomarme un pequeño espacio para mi en medio de la maternidad que a penas se anunciaba.

Agarrar al toro por los cuernos y no morir en el intento

e234ab127e8ce4b2fab09c4bef4fae03

El primer mes como hermana mayor, una descomposición química, bipolaridad al máximo, y si había pensado en que no eran tan malos los terribles dos, o que me había salvado o que al final no eran tan terribles pues se convirtieron en un ¡Agárrate que ahí te voy!

¿El recuento de los daños? (ahora puedo reírme de los hechos pues ya va pasando pero en su momento ay ay ay!). la abuela creo que hizo un doctorado de paciencia, entre el te amo, besito, ven, juega y pasar al odio, no te hago caso, lloro, no como y volver a empezar….La peor aventura fue en un museo, ahí si que se dio vuelo, tres adultos y no pudieron con un angelito jajaja, llegaron todos exhaustos, y al preguntarle a mi hija ¿te portaste bien? Ella con una sonrisa dijo síiiiiiii, mi mamá solo se limito a decir entre dientes no, no, y mi hermana se fue corriendo a dormir, eso sí mi hija ni chistó para irse a la cama y durmió unas buenas 12 horas de corrido a pierna suelta.

La mejor parte era la madrina dialogando cordura con la buena hija, cuento hasta tres y….. uno…..dos….y mejor se iba….obvio la niña sabía con quien hacer travesuras…

bdeb9f730c590a3d0481348d0a0f970f

Eso sí la hora del juego era la preferida de mi hija con mi hermana y haciéndole un poco de parodia jugaban en su casita de juguete y la ponía en el rincón, ya hasta sabe decir uno, dos, tres….

Las mañanas eran territorio de la abuela, su momento a ellas mientras la casa completa empezaba a despertar y tomar fuerzas. Ahora que no está, le dice mucho “nonna (abuela) ven, ven”….

Creo que al único que se le cuadraba era a su papá y en ocasiones a mi, pues sí, ya sabe que bajo advertencia no hay engaño….de ahí en fuera pues la probada de los límites era su juego favorito, en especial a la hora del paseo ¡ouch!

Por otro lado en este mes de cambios, pues hubo los regalos de las visitas, del nuevo hermano, su cumpleaños, Pascua, en fin ni mandado a hacer, hasta le tocó viaje….Además de sumarle todos los cariños y mimos para compensar los cambios…un terremoto en potencia tomando fuerzas…

Creo que estas vacaciones, los cariños de la familia hicieron su efecto, claro que en sus periodos coquetos era un amor, es un amor…nuestros momentos juntas se afianzan cada vez más y tenemos menos crisis contra el hermano, ahora lo busca mucho, claro que hay que tener cuidado, pues quiere peinarlo, cambiarlo, darle de comer….

Hoy empezamos con la rutina perdida hace semanas, escuela, trabajo y yo con una casa sola con mucho que hacer y poco tiempo, a recobrar fuerzas y empezar a organizar todo….las huelgas de hambre de mi hija empiezas a espaciarse, claro que hemos empezado la acción “esconde los chocolates (toneladas) de Pascua”…la casa se siente vacía pero tengo tanto cariño en estas paredes de todas las visitas, que solo me queda suspirar con una sonrisa y atesorar cada momento.

Las novedades al frente

df62c6e17c2da864b3363f58f689dd6d

Finalmente llegó el día! Un hermoso 5 de marzo del 2015, un hermoso bebé abrió los ojos al mundo, que digo hermoso, hermosísimo.

Dicen que el amor a primera vista no existe o bien solamente pasa una vez en la vida, personalmente es la segunda vez que me pasa, la primera fue con el nacimiento de mi hija y esta vez con el de mi hijo, es como si cupido literalmente te atravesara el corazón y todo lo demás perdiera sentido, solamente tu y él, la primer mirada, esa misma cuando se cruza la tuya con la de él, es uno de los momentos más emotivos y perfectos que una puede experimentar, pero claro es solamente el inicio de una cadena de amor, detalles y sucesos que llenan cada rinconcito de tu corazón y alma (aunque suene trillado cursi) es la pura verdad.

El amor, el amor, como diría la abuela, palabra tan chica y sentimiento tan grande, también el papá cabe en todo esto, cuando lo vio por primera vez, simplemente se derretía, en ese lapso de micro segundo que no sabes que hacer, lo vio, me vio y fue a su lado en lo que terminaban conmigo y empezaban con él.

Al poco tiempo, llegaron juntos, seguía en quirófano, pero eso no impidió que estuvieran a mi lado, esta vez fue menos difícil, no hubo espera, y lo tuve en mis brazos en un santiamén. Los tres pasamos toda la mañana juntos, reconociéndonos, prácticamente en silencio aunque a gritos se podía entender los pensamientos de los orgullosos padres que solamente hablaban de la perfección ante sus ojos. Ese es el milagro de la vida, el amor, San Valentín en persona.

Así recibimos a nuestro pequeñito. En un suspiro pasa todo…y no se como es que funciona pero aún cansada durmiendo en intervalos y saltando a cada pequeño ruido ellos así de chiquitos te dan una energía inimaginable, tal vez sea simplemente la excitación del recién llegado, o simplemente yo que ando con la energía loca y desproporcionada en lapsos, por momentos con un sueño que no aguanto y por momentos como si hubiera dormido 100 años.

Este primer día lo dedicamos a él y a nuestra hija, los presentamos, aunque no duró mucho tiempo tratamos de que fuera un momento perfecto en familia, el primero de muchos.

No tengo palabras para agradecerles nuevamente tanto afecto…me siento muy querida, mi familia igualmente. Mi hija consentida con cada detalle de ustedes, le ha sido menos difícil la llegada del hermanito. Yo por mi parte me siento afortunada por tenerlos cerquita del corazón, a ustedes amigos de toda la vida, familia, a los que no conozco en persona, a todos, millones de gracias.