La locura de dos

ella en casa

Me pasa seguido, que después de una noche de zamba por unos cólicos que no terminan por desaparecer; entre micro sueño y micro sueño, que empieza a convertirse en pequeños pestañeos, piense en el día que me espera; armándome de valor decido que cuando el pequeño haga unos de sus “coyotitos” yo haré lo mismo; aunque sea parada y arrullándolo pero hay que cerrar os ojos de vez en cuando, y así una va pasando la noche en el objeto del deseo, que afortunadamente está en esta casa sino, no sabría donde hubiera dormido; bueno probablemente el bebé dormiría en su cama y yo en la mía, pero los hubieras no existen ¿cierto? Y adoro mi bella mecedora que me transporta a millones de años luz dentro de los rincones más cálidos de mi infancia; pero esa es otra historia.

Decía que mientras arrullo, meso, doy de comer, cabalgo en países lejanos, todo eso tratando de dormir al pequeño siempre en brazos ahora, pienso en los probables “sueñitos” que puedo darme durante el día, y es ahí cuando escuchas a las 2h30 de la mañana un pequeño grito seguido de un: Mamáaaaaaa, papáaaaaaa, corres a ver que pasa, después de dejar suavemente al bebé en su cuna (esperando que no se despierte) y lo que te encuentras es una pequeña con fiebre de casi 40 grados y un “se queda en casa” con letras grandes y rojas, uffff que empieza el día. Adiós coyotitos, micro sientas, nano siestas y parpadeos largos de sueño de belleza, ni modo así es esto y que empiece el maratón de termómetro, medicina, buenahija en nuestra cama, buenhijo que se despierta cada 45 minutos y el buenpadre haciendo relevos entre uno y otro.

Ya para la 7 de la mañana todo bajo control con la mayor y un bebé que despierta con todas las pilas recargadas, eso sí, con una mega sonrisa y ojos felices; termino en la cocina con bebé en un brazo, café en la otra mano y babyphone en la bolsa del pijama esperando a que mi hija despierte.

Entre tanto me repito: “no te olvides de avisar a la guardería, no te olvides de avisar a la guardería, no te olvides de avisar a la guardería…”cosa que obviamente te olvidas y recuerdas cuando recibes la llamada de la directora preguntando por la pequeña con voz de ultratumba….pffff era de esperarse…

Aunque hay que reconocer que entre el cansancio del día y el acumulado… con las ojeras ya hasta el piso te entra una energía no se de donde, estás fuerte como un roble, cansada (eso nadie te lo va a quitar por los próximos 20 años o más) pero la energía la traes.

Pasa el día y cuando el papá de los niños llega a la casa, entra de puntitas, con la respiración retenida y unos ojos de: A ver que me encuentro. Y ahí estoy yo con el bebé en brazos, la mayor dormida y plácidamente chismeando en la red.

¿Qué cómo me fue en el día? Ah! Bien, sin problemas, la mayor un poco cansada pero la fiebre fue cediendo a lo largo de la jornada, vimos tele, jugamos, comimos, casi como si fuera un día de vacaciones, nos quedamos también en pijama y pasamos un muy buen día los tres.

Pero ojo que no siempre es así, la enfermedad y los niños en casa, no se llevan bien con los nervios de las madres, ya cansadas, cuestión de paciencia como en todo y para todo, pero al final organizándose una la libra victoriosa y hasta pasa un buen día con ellos.

¿Ustedes como pasan esos días de enfermedad en casa? ¿siempre son complicados? Yo he tenido de todo, ¿Algún tip para estos casos?

Anuncios

Historias de terror

e2f156d8ef723258e5a62ba3ae32004a

Me vino a la memoria una anécdota al leer el blog de La Psicomami, es verdad que cuando una tiene hijos, los puntos de interés van cambiando y las pláticas de sobre mesa también, lo que a una le parecía totalmente fuera de lugar en una platica entre amigas tomando el café, se vuelve punto de interés casi de tipo nacional sino es que internacional, para aquellas madres, en especial las primerizas. Con este artículo me he reído tanto, parecería que fuera pura ficción y cuando estas en ello ¡paf! Te cae de golpe y sin avisar la cruda realidad.

Hace algunos años, cuando cuidaba al hijo de una amiga, una mañana soleada, de esas que nunca pasan en este país, llegué a la casa de mi amiga y con la sorpresa el bebé andaba enfermo, una gripilla de esas testaduras que más que otra cosa hacen miserable la vida de los papás durante unos días, hasta que el virus emigra al cuerpo de porta bebé….en fin ese día soleado, mi amiga me dijo que había que limpiarle la nariz, ante mi asombro, sacó un instrumento del tipo Edad Media llamado “quita mocos” o “tira mocos”, no había botón de encendido o algún otro circuito o sistema que hiciera el trabajo, por el contrario, el artefacto era totalmente mecánico. Mi amiga con una sonrisa entre dientes al ver mi cara de horror y asco ante tal cosa, me dijo que este tipo de eventos eran totalmente de las madres de los hijos, cada quién llevaba a cuestas los mocos de sus vástagos.

Pasando el tiempo, un par de años, tuve a mi primer bebé, ella tan linda, tan chiquita, tan perfecta….y claro, ¡pasó! después de descifrar cada pañal, cada mueca, cada baba, etc., etc. Pues llegó lo inevitable, le agarró lo que sería un resfriado, lo cual conlleva, miles y miles de mocos haciendo un complot contra los padres, recuerdo que estaba sola y la pobre no podía respirar, entre que trataba de entender el chunche este, sacarle los mocos, tratar de que todos quedaran en el artefacto, no perder ninguno en la cama y la niña que lloraba como si la estuviera despellejando, el resultado fue, entre todo, más o menos aplaudible pero sin mucho éxito al final….acto seguido llamada desesperada al santo padre y trabajo de por vida para él. Yo lo hago muy de vez en cuando y solo en caso de extrema urgencia, otra de Malamadre que le sumo a la lista.

Ha pasado el tiempo, y entre una cosa y otra, novedades, nuevo embarazo, millones de cosas más, su papá se sigue encargando de eso….la anécdota, asquerosa anécdota….fue una madrugada donde la pequeña se sentía mal y había que limpiarle la nariz….en medio de las penumbras y un sueño a medias, oigo al santo padre, literalmente mentar madres, yo fiel y amorosa esposa, brinco y pregunto tímidamente que qué es lo que pasaba…silencio…mi hija ya respiraba pero el santo padre entre sofocos me decía que se había pasado parte de la sustancia en cuestión a su boca….¡Guacala! mi primera reacción fue reírme, la segunda, correr al baño para no vomitar del asco…..¡mi tolerancia a esas cosas es mínima!…pero como dirían “Lo que no te mata te hace más fuerte”…

71650cf4bde49412ba09175e9794b4ec

Si bien los mocos en su turno son parte del vocabulario de esta casa y los podemos catalogar en todos los colores, tipos, formas y de ahí saber en que estado evolutivo está la gripa, pero una cosa es la teoría y otra definitivamente la práctica, hay cosas que me sobre pasan…Nadie dijo que tener hijos fuera fácil, pero de ahí a todo lo que podemos llegar a hacer, agárrese quien pueda….

Son de las cosas que también dije, jamás en la vida, y aunque trato de mantenerme alejada, me toca…creo que por el resto de las sorpresas de la maternidad lo sobre llevamos….benditos niños y todos los bichos que pueden acumular.

¿Alguna historia de la vida real y sustancias tóxicas que quieran compartir?

Mi madre me lo decía

10d36bafa49cc9b274a8bcef087df487

Hace un par de meses cuando la buena hija tuvo a bien a mandarme un virus patrocinado por la guardería, donde dicho de paso, el juego predilecto es “pasémonos los bichos”.

Ni les cuento como me puse, me duró una eternidad y con el embarazo pues mala suerte paracetamol a todo lo que da…

En fin gajes del oficio, pero a todo esto la abuela decía “no te estas alimentando bien”, “no es posible que te enfermes a cada rato”, “toma vitaminas”….entre muchas otras….

Le decía que por un lado yo era el blanco predilecto de los bichos de este país y pues parecía que todavía no había hecho todos los anticuerpos correspondientes pues la guardería y su caja de Pandora en lo que a virus, gérmenes, bacterias y todo eso se refiere pues tenía que hacerme a la idea.

También le decía a la abuela, que comía bien, tomba vitaminas y cada mes me checaba todo eso en parte por el embarazo… pero como debe de ser la abuela seguía insistiendo, así que lo dejamos por la paz y seguimos con el paso de las semanas hasta que se acercó el gran día, el nacimiento de mi hijo y la abuela en casa.

También estaba el tema de que casi no veían a la nieta, pero entre los horarios y el humor volátil de mi hija en los últimos tiempos pues sí, en efecto eran pocas la visitas virtuales…También que debía enseñarle ir al baño, peinarla, etc…. ¡Ya saben estas abuelas!

En fin, con la distancia y los niños no es tarea fácil, pero al final una se organiza y como dirían todo entra en la diversión.

También hay que mencionar que la abuela es una abuela activa, que como buena mujer precavida, tomó vitaminas y todos los complementos alimenticios por si acaso….organizó un sin fin de actividades con la buna hija y pues ni qué decir, todo estaba fríamente calculado para pasar una buena temporada con ella.

¿y qué pasó? La buena hija contagió a la abuela con esos virus malditos de casi gripa, mi hija con un desorden casi bipolar a raíz de la llegada del hermanito a mantenido la casa patas arriba ¿qué si la familia la ve más seguido? Pues no ¿a qué hora? Tampoco sabe leer, ni ir al baño (aunque ya hay adelantos) y bueno se peina de vez en cuando, pero solo por la abuela.

Me da risa y ternura, querida mamá ¿ya ves cómo yo sí era un angelito? Mi pequeño terremoto controla la casa por el momento, pero que divertidas nos hemos dado. Tu cariño, cuidados, canciones y mimos son como siempre los recuerdo, ahora los comparto con mis hijos pero no dejan de llenarme de alegría. Y mi corazón late fuerte cada vez que te escucho.

Gracias abuela, aunque deberías de tomar vitaminas y alimentarte correctamente, ya no aguantas nadaaaaaaaa Jajajaja. Gracias por todo han sido unos días plenos y gracias a tus cuidados ya la llevamos ganada, también gracias al abuelo que le toca en breve, y no solo con la buena hija, sino el bebé, la hija mayor y por supuesto el santo esposo que cuenta los días para las vacaciones.

El sistema de salud y una mexicana (segundo round).

f37527257a33e012d15de7eb1201215b

¿Qué si saqué los guantes de box?, Recordarán la primera experiencia de parto en este bendito país.

Bueno pues esta vez de verdad que no hay queja, desde la “A” a la “Z” todo perfecto, también hay un poco de suerte en todo esto, me pusieron el catéter tres veces y la raquea otras tantas pero ya a estas alturas debería considerar que estoy mal hecha, y ahora hablo específicamente del servicio, profesionalidad, cabe aclarar que calidad de servicio, buenas prácticas y profesionalidad no son un mito de libros de marketing, ¡existe!, como debería de ser, como debe de ser. No entiendo cómo la gente se puede quedar con un: bueno, no me fue tan mal, podría ser peor….

Después de haberme peleado, mandado quejas, etc., en varios hospitales a la redonda, encontré el lugar ideal, el médico ideal, el servicio ideal. Insisto que aunque parezca “gratuito” tiene un costo que se llama “seguridad social” y todos lo pagamos, y sinceramente no es barato. Nada es gratis en esta vida ¿cierto?

Si las prácticas son diferentes, ahora ya no me sorprende tanto, no es lo mismo uno que otro (parezco Cantinflas)…pero dentro de todo quedé contenta y sobre cualquier otra cosa el recibimiento de mi hijo fue, esta vez, como lo esperaba, sin tanto estrés con mucho cuidado en un ambiente armónico cómodo e ideal para recibir a mi retoñito. Totalmente diferente, esta vez cada detalle fue celosamente cuidado.

Esta segunda vez también fue mediante cirugía, cabe mencionar que la segunda pesa un poquito más, y bueno aquí la cosa la curan con un Dafalgan (paracetamol) sea una gripa o una cirugía mayor el paracetamol es el rey…. y bueno las primeras 24 horas un par de medicamentos que duran lo que el Baxter dure en tu cuerpo, pero me doy de santos que haya algo en el inter, a dos años casi de diferencia, hay nuevas prácticas, como medicamentos más fuertes que te inyectan en el quirófano y duran 24 horas, ¡ese es el bueno! Pero breve, (¡deberían dártelo los primeros 15 días y no exagero!)

A dos años también, ya no te quedas 5 días, sino de 3 á 4, tiene sus pros y contras, pero dentro de todo, está bien, un poco latoso los medicamentos inyectados post-salida pero la verdad solo son detalles.

Ya en casa pues hay que adaptarse, ¿verdad que son lindos los muebles bajos?¿qué te dan un aire zen y de espacio en la casa? ¡Ja! Pues bueno cuando regresas del hospital los odias sobre todas las cosas, ya no sabes si de plano dormir parada o en el coche, pero también eso es pasajero.

Poco a poco una va tomando las riendas pero lo que quiero decir realmente es que si durante la intervención y nacimiento del bebé, no hubo tanto estrés, enojo y demás, la maternidad una la vive diferente, más cálida, más tranquila, mucho más relajada y esto vale oro, tanto para una como para la familia y sobre todo para el recién llegado.

Por cierto si necesitan una “sage femme” competente, cálida y entregada con su trabajo no dejen de hablarle a Estelle Di Zenzo En su gabinete también pueden encontrar un equipo que te prepara para el nacimiento de tu bebé, Preparación post-parto, masajes para el bebé, porteo, etc….Se los dejo como pequeño paréntesis.

¿Ustedes han tenido buenas experiencia en el hospital? ¿Qué cambiarían de las prácticas médicas desde el punto de vista del paciente?

¿Y eso con qué se come?

orange-juice-drawing_300

Hay que buscar pediatra, uffff después de casi querer cachetear a los que pasaron de visita en el cuarto del hospital, claro pues tu tesoro, que tú lo tomas con delicadeza, lo cuidas como lo más preciado en este mundo, como lo que es y este clan de médicos, llegan y parece que te lo van a descomponer…. La primera vez que pasamos por eso, casi se me salían los ojos, aunque ya me habían dicho que los mueven por todas partes, no es lo mismo del dicho al hecho y ni con los tuyos, claro está.

Una vez pasando por lo básico del hospital, hubo que darse a la tarea de buscar uno de cabecera (si es que existe eso), Aquí en Bélgica hay una asociación por la que hay que pasar por lo menos una vez en lo que encuentras pediatra que se llama ONE, que es un organismo creado para proteger a los niños de entre 0 y 3 años, siguen el crecimiento del niño, te informan, te protegen de manera jurídica en algunos casos pero sobre todo es un apoyo a las familias.

Hay muchas personas que se quedan con la ONE, y otras que optan por un pediatra particular….claro que en caso de emergencia en los hospitales puedes ir directamente con el pediatra de guardia, en esos casos no hay ningún límite.

Nosotros optamos por un pediatra cerca de nuestra casa, nos informamos con los amigos y decidimos hacer una cita con él. Recuerdo que ese día lo miré fijamente tratando de descifrar cada detalle, cada gesto, cada manipulación, en fin parecía un caso de “encuentre al culpable” , finalmente, fue muy oportuno, amable, se presentó con mi hija de un mes, la verdad en ese sentido bien, otra cosa que me gustó es que estaba presente es decir que las llamadas las respondía, y eso es un alivio, una nunca sabe, fue el quién nos aconsejó ir con un pediatra de viaje, excelente por cierto, para la aventura de las vacaciones y 12 horas de vuelo.

Cabe mencionar, que nosotros nos mudamos a un mini pueblito, así que no es tan fácil tener las mismas opciones que si estuviéramos en la capital, pero dentro de todo, es viable una vida normal y médicos especializados y sobre todo que tengan ese tacto del cual tanto me quejo y no encuentras fácilmente.

Y bueno, ya para acabar la entrevista le pregunté al pediatra: ¿es paciente con las mamás? (oigan, es una pregunta totalmente legítima), se río y dijo sí, pero también tengo mis límites…. Creo que fue una excelente respuesta.

Claro que una puede pensar que es el doctor idóneo, pero al final del día una va a saber si es lo que uno espera cuando haya una emergencia. Desafortunadamente es así como funciona esto.

50c92d2b44b2e7f7863144e3d3d89d70

¿Ustedes encontraron pediatra fácilmente? ¿Los pediatras son como esperaban? ¿Cuándo han tenido emergencias o preguntas, están disponibles? ¿Cuál es su opinión?

Vámonos por pasos

Will Kim

Actualmente un sin número de mujeres en todo el mundo presentan problemas para tener hijos de manera “natural”, hay muchísimas posibilidades y causas a esto, pero esta vez vamos a hablar de la endometriosis.

La Endometriosis no es un alíen que se instala en el útero de la mujer causando desórdenes hormonales o físicos, es una anomalía como muchas que se puede controlar pastillas o con cirugías mínimas en la mayoría de los casos. Muchas mujeres ni siquiera se enteran en toda su vida que la tienen, muchas otras por “casualidad” saben de su existencia y la tratan de manera oportuna, los síntomas son diversos, generalmente fuertes dolores durante la regla, en las relaciones sexuales, etc.

Pero en este caso vamos abordar más bien en el caso de la infertilidad. Algunos científicos sostienen que se presenta más a menudo en mujeres que no han estado embarazadas, aunque a ciencia cierta se desconoce el por qué.

« Se debe realizar una evaluación de infertilidad completa antes de considerar el tratamiento para la endometriosis. Las mujeres infértiles con sospecha de endometriosis mínima o leve deben tomar una decisión sobre si deben realizar una laparoscopia antes de iniciar los tratamientos para mejorar la fertilidad ».

En Bélgica es parte de los primeros pasos para tratar la infertilidad de la mujer, y como tales, están subsidiados por el Estado belga, una gran ayuda a las mujeres que padecen esto ya que los tratamientos hormonales, laparoscopia, etc., son costosos. Una vez que se ha detectado y neutralizado (en los casos menos severos), se procede a hacer análisis con más profundidad para ver si la infertilidad disminuye o está asociada y así tratarla de la mejor manera.

Los hospitales que cuentan con reproducción asistida en Bélgica son :

Centros FIV en Bélgica

Actualmente en España se está llevando a cabo una campaña para que la seguridad social española subsidie el tratamiento para controlar la endometriosis. Si quieren apoyar la causa esta es la liga :

http://goo.gl/8vV3Et

¿Ustedes han pasado por esto? ¿En su país el Estado interviene?