La locura de dos

ella en casa

Me pasa seguido, que después de una noche de zamba por unos cólicos que no terminan por desaparecer; entre micro sueño y micro sueño, que empieza a convertirse en pequeños pestañeos, piense en el día que me espera; armándome de valor decido que cuando el pequeño haga unos de sus “coyotitos” yo haré lo mismo; aunque sea parada y arrullándolo pero hay que cerrar os ojos de vez en cuando, y así una va pasando la noche en el objeto del deseo, que afortunadamente está en esta casa sino, no sabría donde hubiera dormido; bueno probablemente el bebé dormiría en su cama y yo en la mía, pero los hubieras no existen ¿cierto? Y adoro mi bella mecedora que me transporta a millones de años luz dentro de los rincones más cálidos de mi infancia; pero esa es otra historia.

Decía que mientras arrullo, meso, doy de comer, cabalgo en países lejanos, todo eso tratando de dormir al pequeño siempre en brazos ahora, pienso en los probables “sueñitos” que puedo darme durante el día, y es ahí cuando escuchas a las 2h30 de la mañana un pequeño grito seguido de un: Mamáaaaaaa, papáaaaaaa, corres a ver que pasa, después de dejar suavemente al bebé en su cuna (esperando que no se despierte) y lo que te encuentras es una pequeña con fiebre de casi 40 grados y un “se queda en casa” con letras grandes y rojas, uffff que empieza el día. Adiós coyotitos, micro sientas, nano siestas y parpadeos largos de sueño de belleza, ni modo así es esto y que empiece el maratón de termómetro, medicina, buenahija en nuestra cama, buenhijo que se despierta cada 45 minutos y el buenpadre haciendo relevos entre uno y otro.

Ya para la 7 de la mañana todo bajo control con la mayor y un bebé que despierta con todas las pilas recargadas, eso sí, con una mega sonrisa y ojos felices; termino en la cocina con bebé en un brazo, café en la otra mano y babyphone en la bolsa del pijama esperando a que mi hija despierte.

Entre tanto me repito: “no te olvides de avisar a la guardería, no te olvides de avisar a la guardería, no te olvides de avisar a la guardería…”cosa que obviamente te olvidas y recuerdas cuando recibes la llamada de la directora preguntando por la pequeña con voz de ultratumba….pffff era de esperarse…

Aunque hay que reconocer que entre el cansancio del día y el acumulado… con las ojeras ya hasta el piso te entra una energía no se de donde, estás fuerte como un roble, cansada (eso nadie te lo va a quitar por los próximos 20 años o más) pero la energía la traes.

Pasa el día y cuando el papá de los niños llega a la casa, entra de puntitas, con la respiración retenida y unos ojos de: A ver que me encuentro. Y ahí estoy yo con el bebé en brazos, la mayor dormida y plácidamente chismeando en la red.

¿Qué cómo me fue en el día? Ah! Bien, sin problemas, la mayor un poco cansada pero la fiebre fue cediendo a lo largo de la jornada, vimos tele, jugamos, comimos, casi como si fuera un día de vacaciones, nos quedamos también en pijama y pasamos un muy buen día los tres.

Pero ojo que no siempre es así, la enfermedad y los niños en casa, no se llevan bien con los nervios de las madres, ya cansadas, cuestión de paciencia como en todo y para todo, pero al final organizándose una la libra victoriosa y hasta pasa un buen día con ellos.

¿Ustedes como pasan esos días de enfermedad en casa? ¿siempre son complicados? Yo he tenido de todo, ¿Algún tip para estos casos?

Anuncios

Queridas mamás, queridas futuras mamás, queridas mujeres, queridas todas,

327cf1521b8b3f2dfafde68c711f0c15

Nuestra sociedad ha cambiado con el paso de los años y si hoy podemos dar un respiro, voltear hacia atrás y decir, hoy yo soy una mujer empresaria, ama de casa, estudiante, doctora, etc., no por qué sea mi rol como mujer sino porque tengo la opción de ser quien quiero ser.

A pesar de todas las oportunidades que nos brinda la vida, seguimos teniendo un gran peso en nuestros hombros, muchas veces el tener que dejar las cosas que en un momento eran importantes, para después, para cuando ellos sean más grandes y tenga más tiempo, o viceversa, hoy me formo para después tener una familia, o ni siquiera hablar de los hijos y decir quiero ser esa mujer con la que siempre he soñado sin que nadie me señale por falta de niños en casa o de que se “me esté pasando el tiempo”.

Y ni que decir con el “pero que bien que el papá se ocupe de vez en cuando de los niños, haga la comida, limpie la casa…” parecería que la sociedad cambia sin querer hacerlo.

Una de las cosas que me tienen mucho al corazón es la parte de los estudios, me ha costado tanto conciliar el trabajo, la escuela y ahora con la llegada de los niños ni se diga, hoy opté por una formación en línea, pues es la única opción si encuentras tiempo, de poder estudiar algo en el tiempo que nunca se tiene, ¿pero que dirían si hubiera formaciones en las que pudieran ir con sus bebés de brazos y hacer una parte en línea y tener la flexibilidad necesaria para que pudieran estudiar algo sin tener que dejar a sus hijos en….?

Como el profesor Sydney Engelberg que toma en sus brazos a un bebé que lloraba en su clase. Conmovió a toda la sociedad mientras que debería ser un ejemplo para algunos cursos.

profesor-sydney-engelberg-calma-bebe-clase-universidad-jerusalen-fb

O bien que me dicen de ir al cine? ¿Recuerdan cual fue la última película que vieron en un cine? Ahora se ha dado algunas concesiones en algunas partes del mundo para que padres de familia puedan ir al cine con sus bebés de hasta 18 meses y disfrutar de la últimas películas de la cartelera.

Padres-y-madres-con-sus-bebes-_54413020359_54028874188_960_639

Si bien son cosas que no cambian radicalmente nuestro mundo son pequeños gestos que ayudan a sobre llevar esta vida tan rápida en la que estamos metidas.

¿Ustedes que han dejado de hacer por el haberse convertido en mamás? ¿Si hubiera alguna formación flexible para sus necesidades con bebés pequeños en casa la tomarían? ¿Qué les gustaría que hubiera para facilitar las tareas con un niño en brazos? Y no solamente de hablar de estudios o idas al cine, tal vez cursos deportivos adaptados a mamás con sus bebés ¿Conocen alguno? ¿Si hubiera cerca de sus casas, lo tomarían?

De México a Bélgica

8f33a4177b5eca277dbc297233f4e907

El olor era el de la aventura, el francés hacía música en mis oídos, los colores eran más brillantes, la comida un manjar y los chocolates ni se diga, los mismísimos dioses me darían crédito…..unas maripositas en el estómago me hacían volar ante la idea de que este sería mi nuevo hogar….Bélgica…

Con el tiempo me fui acostumbrando a los olores, los sonidos, los colores, las maripositas habían hecho su trabajo, ahora era tiempo de poner los pies en la tierra.

El principio fue difícil, no todo ha sido color de rosa, en ocasiones pensaba en volver sin mirar atrás y ver este brinco como una escapada, luego superé los miedos y poco a poco fui construyendo un nuevo yo, una nueva vida, un camino lleno de oportunidades.

Lo más difícil fue reencontrarme a nivel profesional, hacerme una imagen de mi misma ante una sociedad que nada tiene que ver con la nuestra, mi esposo ha sido un gran apoyo y aunque no siempre la cosa ha sido fácil creo que ahora podemos mirar atrás y ver los frutos del esfuerzo…no ha terminado, solo hemos empezado pero ya tengo un pie adelante un poco más firme que cuando llegué con una maleta llena de esperanzas y sueños y una computadora para estar cerca de casa.

Lo más difícil a nivel personal primero fue tener que dejar mi carrera a un lado…claro que eso es momentáneo y aunque muchas veces digo “será para otra vida” no quito el dedo del renglón…

Segundo fue cuando llegó mi hija al mundo, antes de eso, tratamientos, buscar trabajo, hacerse un lugar…y estar totalmente sola, alejada de esas personas tan cercanas…creo que es una de las pruebas más grandes que he tenido, querer grita e ir a casa, tener esa necesidad de oídos que consuelen y que hablemos el mismo idioma, no necesariamente con palabras…aunque me he hecho de grandes amistades, los amigos y la familia son el núcleo de una, por lo menos así lo veo…al principio me desvivía por tomar fotos y recopilar detalles para que de alguna manera ellos pudiera ver lo que yo veía, tratar de embriagarlos con las alegrías, también era una manera de decirme, estoy haciendo lo correcto, aquí es mi lugar…más tarde el furor y la cotidianidad se van entremezclando hasta hacer los días un poco más planos, eso sí, los hijos revolucionan todo y otra vez a empezar, tratar de compartir en casa, con los amigos que he dejado, cada detalle, para sentirme cercana como si la vida se me fuera en eso.

Creo que el sentimiento es el de soledad, tengo muchas actividades y quisiera que el día tuviera 48 horas por lo menos, pero al final siempre pienso en lo que he dejado tan lejos, mis amigos de infancia, las tardes de café al infinito, películas…que si todo eso puedo hacerlo aquí, las personas que llevo dentro de mi corazón son irrepetibles. Los extraño demasiado, a veces en silencio, a veces un poco más dramáticamente y es difícil no poder estar en sus momentos importantes, grandes chicos…

La maternidad compartida entre FaceTime y apenas unas semanas de vacaciones por aquí o por allá, claro que cuando se van organizando los viajes siempre es el atesorar cada momento, las visitas en casa, las idas con los hijos…

La comida, esa sí que la extraño, los antojos, gustos culpables que solo un amigo comprendería, las anécdotas…aquí pareciera que mis anécdotas son a partir de cuando me vine a vivir aquí, antes de eso queda todo guardado en una maleta de recuerdos, es duro, es ahí cuando las amistades belgas hablan de los buenos momentos del pasado que la nostalgia aparece sin tregua…se vale soñar y finalmente recordar es vivir.

2916f9950d82d3159fe1ff557b291160

Hoy me puedo sentar, viendo a mis hijos jugar y saber que estoy contenta, que me hacen falta muchas personas las cuales adoraría que se mudaran aquí mismo, pero que de alguna manera siguen siendo parte de mi vida, que el ir a México se hace una aventura, pero al final de día puedo atesorar cada momento.

Solo por unas horas….

fee779d38358338df458e7f7ce7fe8f1

Segundo raund con la guardería, el más chiquito entra y la más grande sale a la escuela grande….No me es más fácil el separarme de ellos, sigo haciendo las mismas pataletas de cuando mi hija entró….pero ni modo, un mal necesario dicen….

Hoy me quedé un rato dentro de la guardería esperando a la asistente para hacer formalmente la inscripción…

Siempre he dicho que un niño necesita los brazos de su madre, punto…pues si hay que trabajar y no nos alcanza la vida para hacer maroma y teatro para tratar de conciliar las dos cosas y supuestamente el lugar ideal es una guardería con personas calificadas para las necesidades de nuestros hijos en sus primeras etapas.

¿A poco no es genial regresar por tu hijo y que la institutriz te diga “Ya se dio la vuelta solito”? en fin como ejemplo miles, no puedo dejar de reír entre dientes un poco por nerviosismo de que se va acercando el día, solo espero que esta vez no sean jornadas interminables…solo eso…y si se vale soñar pues unas 4 horas no más…

4cd4651a1409f97f32886f530798292a

Hace poco leí el libro de Bésame mucho de Carlos Gonzalez, se los recomiendo por cierto. En algún momento hablaba de las guarderías y desmitificaba lo que oímos constantemente, “es mejor para que socialice”, “va a aprender más rápido”, “Le va a costar menos trabajo la escuela”, “vas a tener vida”, “Vas a poder hacer más cosas” y la mejor (que la dejo al último) es la de “así las horas que estés con el van a ser de calidad”….claro es decir que mejor poco tiempo pero de calidad a que mucho y malo…

La realidad es que un niño empieza a socializar después de los 3 años supuestamente, por lo menos mi hija está en una etapa en la que apenas va descubriendo su individualidad, está en su momento “mi” como ella dice y eso de compartir pues depende, no he visto muchos avance entre la socialización y compartir en estos dos años….hablo de manera drástica y sin tonalidades, solo para decir que pues ese no es el tema.

Lo que creo es que con el “muchísimo” tiempo que me puede dejar solo ando contando las horas para ir a recogerla, que cuando ella iba contenta era un punto menos por el cual estar preocupada y que finalmente los pequeños o grandes accidentes fuera de nuestro control siempre serán juzgados con dureza (y no es para menos, es su trabajo).

Me puse a pensar en todo esto ya que como les decía hoy, esperando en la guardería de mi hija, lo que oí fueron los gritos de una de las cuidadoras hacia un niño que lloraba pues se había peleado con otro por un juguete (A Dios gracias no era la mía), y pensé en como apenas empezaba el día para ellos y ya de esa manera. En mi casa nos cansamos por tratar de hacerle entender lo bueno y malo, claro que hay veces que entre una cosa y otra pues no hay diálogo pero que otra le grite, ja! Ya quisiera ver eso en la calle, cualquiera de nosotras se le hubiera aventado….pero hay que mantener la cabeza fría y decir “es por su bien”. Pffff creo que esta segunda vez no me pinta nada fácil.

Después de las vacaciones bien merecidas, llegaremos justo a tiempo, para la adaptación (de la madre) y decirnos un adiós por unas cuantas horas para hacer lo que tengo que hacer y no pensar en otra cosa más que en regresar a casa con ambos a mi lado.

Y ya como última reflexión, viendo como la encargada de los “chiquitos” dejaba su puesto solo para pasearse por la guardería, pues estaban sentados en su sillita y bien portados…(creo que se aburre la señora)….¿por qué si nuestros hijos son lo más preciado que tenemos, los tenemos que dejar en manos de alguien que hizo apenas una formación?….deberían de tener hasta doctorado, ser las personas más cultivadas y aplicar distintas técnicas de “convivio” según las preferencias de los padres ¿no? Finalmente son las bases de estos niños que harán el futuro de esta sociedad.

Pero a cambio de eso oímos “Los niños lloran” y “así debe de ser, un par de días y va a entender que es la hora de dormir” Señora no se preocupe, sus hijos están en buenas manos.

También hay que reconocer que hay maestras totalmente entregadas a su trabajo y eso se refleja en nuestros hijos.

¿Ustedes creen que el sistema de guarderías es el mejor para sus hijos? ¿Han tenido problemas con las guarderías? ¿Tienen guarderías de dónde escoger para adaptarse lo mejor posible a las necesidades de sus hijos? ¿Nos platicarías alguna experiencia?

El diablo de los números

el diablo de los números

Un libro que te embriaga con la magia de los números. Para chicos y grandes El diablo de los números te hará descubrir el maravilloso mundo de las matemáticas a través de los sueños de Robert….

Un cuento de hadas en torno a las ciencias matemáticas que van desde los números reales 1,2,3….hasta los imaginarios pasando por la serie de Fibonacci de la manera más simple y fácil para aprender esta ciencia.

Robert un niño común al que no le gustan los números tiene numerosas pesadillas, pero un día sin más se le aparece el Diablo de los números y noche tras noche Robert va aprendiendo a través de sus enseñanzas un fascinante mundo por descubrir, no hay necesidad de calculadora si se sabe como, es lo que le ha dicho el diablo de los número al principio…

Una historia apasionante que no puede faltar en la biblioteca de nuestra casa.

el diablo de los números2

El Diablo de los números

Hans Magnus Enzensberger

1997

Agarrar al toro por los cuernos y no morir en el intento

e234ab127e8ce4b2fab09c4bef4fae03

El primer mes como hermana mayor, una descomposición química, bipolaridad al máximo, y si había pensado en que no eran tan malos los terribles dos, o que me había salvado o que al final no eran tan terribles pues se convirtieron en un ¡Agárrate que ahí te voy!

¿El recuento de los daños? (ahora puedo reírme de los hechos pues ya va pasando pero en su momento ay ay ay!). la abuela creo que hizo un doctorado de paciencia, entre el te amo, besito, ven, juega y pasar al odio, no te hago caso, lloro, no como y volver a empezar….La peor aventura fue en un museo, ahí si que se dio vuelo, tres adultos y no pudieron con un angelito jajaja, llegaron todos exhaustos, y al preguntarle a mi hija ¿te portaste bien? Ella con una sonrisa dijo síiiiiiii, mi mamá solo se limito a decir entre dientes no, no, y mi hermana se fue corriendo a dormir, eso sí mi hija ni chistó para irse a la cama y durmió unas buenas 12 horas de corrido a pierna suelta.

La mejor parte era la madrina dialogando cordura con la buena hija, cuento hasta tres y….. uno…..dos….y mejor se iba….obvio la niña sabía con quien hacer travesuras…

bdeb9f730c590a3d0481348d0a0f970f

Eso sí la hora del juego era la preferida de mi hija con mi hermana y haciéndole un poco de parodia jugaban en su casita de juguete y la ponía en el rincón, ya hasta sabe decir uno, dos, tres….

Las mañanas eran territorio de la abuela, su momento a ellas mientras la casa completa empezaba a despertar y tomar fuerzas. Ahora que no está, le dice mucho “nonna (abuela) ven, ven”….

Creo que al único que se le cuadraba era a su papá y en ocasiones a mi, pues sí, ya sabe que bajo advertencia no hay engaño….de ahí en fuera pues la probada de los límites era su juego favorito, en especial a la hora del paseo ¡ouch!

Por otro lado en este mes de cambios, pues hubo los regalos de las visitas, del nuevo hermano, su cumpleaños, Pascua, en fin ni mandado a hacer, hasta le tocó viaje….Además de sumarle todos los cariños y mimos para compensar los cambios…un terremoto en potencia tomando fuerzas…

Creo que estas vacaciones, los cariños de la familia hicieron su efecto, claro que en sus periodos coquetos era un amor, es un amor…nuestros momentos juntas se afianzan cada vez más y tenemos menos crisis contra el hermano, ahora lo busca mucho, claro que hay que tener cuidado, pues quiere peinarlo, cambiarlo, darle de comer….

Hoy empezamos con la rutina perdida hace semanas, escuela, trabajo y yo con una casa sola con mucho que hacer y poco tiempo, a recobrar fuerzas y empezar a organizar todo….las huelgas de hambre de mi hija empiezas a espaciarse, claro que hemos empezado la acción “esconde los chocolates (toneladas) de Pascua”…la casa se siente vacía pero tengo tanto cariño en estas paredes de todas las visitas, que solo me queda suspirar con una sonrisa y atesorar cada momento.