7 vidas

cd4937d78a48548e2fbabe4c57b4ca2e

Hablando un poco sobre la conciliación, se dicen muchas cosas por el momento, el hecho de conciliar más precisamente como mujer y madre, no es que hagamos a un lado a los señores pero no es este el momento de hablar de ellos, aunque también tienen su carga y lugar en todo esto.

Me atrevería a decir que la conciliación o más bien la no conciliación aparece antes de tener familia, es decir, ¿no es verdad que pensamos en algún momento entre nuestra carrera profesional y nuestra vida sentimental?….o ¿primero hago esto y luego hago el otro?….¿primero me preparo luego me divierto (o viceversa)?….en fin hay mil ejemplos, y sabemos que la vida es un continuo escoger entre dos vertientes y muchas veces no hay vuelta atrás, y con riesgo de parecer feminista creo que al final cargamos con mucho peso, es decir, nosotras somos las que vamos a llevar la responsabilidad de los hijos, más precisamente que aunque seamos profesionistas habrá un momento en el cual debamos de abandonar un poco por darnos a ellos, a la familia, darles los primeros y más preciosos momentos de vida cuando nacen, ahí no hay de otra, imposible de deslindarnos de los 9 meses de embarazo y primeros meses de vida de nuestros retoños (en la mayoría de los casos)….O bien algunas deberán de tomar la decisión de tener o no hijos, de contestar a la misma pregunta de ¿todavía sin novio? ¿Todavía sin hijos? “El tiempo pasa mijita” El dedo señalando por lo que una debería de hacer, por lo que la sociedad espera de ellas, de nosotras…etc., etc.

Suena muy duro pero aún en nuestro pleno siglo XXI nos topamos con muchas atribuciones y estereotipos respecto a lo que deberíamos de hacer/ser….pero bueno así es esto y no creo que cambie, por lo menos ahora, aunque claro no todo es así de negro, la sociedad en la que nos encontramos, los círculos de amigos, la familia, etc., no podemos decir que todo es de un solo color y ver esto de manera pragmática, no en este caso, además que todo cambia tan rápido y ya no nos creemos el mito.

Pero bueno, dejando todo el choro de un lado….

Recuerdo que cuando a penas había entrado a la universidad, me veía como una profesionista exitosa, viviendo en alguna ciudad cosmopolita y sinceramente no pensaba mucho en familia en ese momento (ya saben, la imagen de Hollywood de la súper empresaria, que todo lo puede, con algunas letras pequeñas diciendo: basado en una historia verídica)…con el paso del tiempo pues una va aterrizando, definiendo los estándares y trabajando para un futuro cercano al ideal, pero siempre la vida te da sorpresas….

be59795123849b1568e7cbd11118ffa3.jpg

Ahora en retrospectiva, habiendo cambiado de país, perdido la práctica en mi materia, cambiando de giro laboral, amistades y sobre todo con familia, la conciliación efectivamente es un mito como dirían En el club de las malas madres, pero nos lo creímos, y ahora se que para conciliar necesitaría 7 vidas:

Vida 1.- Para los estudios

Vida 2.- Para la profesión

Vida 3.- Para la vida sentimental

Vida 4.- Para viajar

Vida 5.- Para probar de todo/divertirse

Vida 6.- Para la familia

Vida 7.- Para aprender de cada una y poder realmente conciliar en cada etapa.

Mientras tanto, dejo de suspirar por mis años mozos y brillantes y llenos de energía donde podía comerme el mundo, bueno ahora lo sigo haciendo pero versión slow food, las prioridades han cambiado pero siempre hace falta tiempo y claro, una habla de los momentos felices de nuestra vida en familia y ahora con los hijos que llegan y desarreglan todo y poner la casa de cabeza junto a sus papás, obvio hablamos de las cosas divertidas de cada etapa con ellos y cada etapa de nosotros, pero también está esa parte de conciliación a la cual nos aferramos para darles más tiempo, más calidad, más de todo sin perderse en el camino, que no siempre es fácil de asumir y se habla poco.

¿Ustedes como toman la conciliación? ¿Mito o realidad? ¿Si tuvieran el tiempo suficiente para hacer todo, qué harían?10d36bafa49cc9b274a8bcef087df487

Anuncios

Historias de amor y otros cuentos chinos

cuentos

Un poco de amor para estos días, 14 de febrero día del amor y la amistad….

Más allá del marketing que hay dentro de todas las campañas para estas fechas, ¿qué hay de malo en inculcarles a nuestros hijos y seguir el juego? Hay tantos problemas en nuestro mundo rápido y contemporáneo que por un día de amor, vale la pena entrarle al juego.

Cuando supe que estaba embarazada de una niña, pensé, trataré de que no sea tonta, ni dejada, ni plástica, que piense por ella misma, etc., etc., etc., pero también quiero que viva su infancia al máximo y el mayor tiempo posible, el hablarles de cuentos de hadas, sapos y princesas no quiere decir que una fomente el machismo, simplemente les estamos dando un momento de magia donde los clásicos hacen aparición y la imaginación invade el momento de lectura, de ahí a que nosotras, madres llevemos a las últimas consecuencias estas historias, eso es otra cosa.

El hecho de contarles cuentos sobre dragones, monstruos o personajes míticos no quiere decir que el niño espere a ver uno en la calle ¿o si? O con el paso del tiempo sabemos que aunque no durmamos no es que venga el Coco y nos va a comer ¿o sí? Es verdad que aún en nuestro siglo XXI, tenemos que llevar a cuestas muchos estereotipos, que aunque nos pareciera historias de ciencia ficción o de los años 40 (o antes), siguen marcando a muchas mujeres alrededor del mundo, pero nuestras hijas por lo menos en sus primeros años de vida no tiene por qué pagar por eso, darles lo mejor para esos años de oro no quiere decir que las estemos casi inscribiendo a la Universidad, los cuentos de hadas sirven para soñar no para educar, según mi perspectiva de las cosas.

princesas

Hace tiempo apareció en la red este video:

De primera impresión dije Wow! Que buenos argumentos de la niñita esta, unos minutos después pensé, que triste que esta niña actúe y hable como adulto, ¿por qué acortar la infancia con estos argumentos? ¿Acaso a los niños después de contarles las historias de vikingos y piratas les decimos lo que hacían en realidad?

Piratas

Tal vez escribo todo esto por los anuncios tan sexistas que hay, y que con el afán de “salvar” a nuestros niños de malos pasajes en la vida se nos olvida que aun son niños.

Este 14 de febrero por el simple pretexto quiero festejar con ella el amor, la amistad, aunque no tenga nada que ver con una fecha concreta, simplemente por el hecho de hacerlo y compartir con la familia un momento de fiesta, unos más en nuestras vidas y simplemente por el hecho de hacerlo.

¡Feliz San Valentín a todos!