Amanecí Danzando

En lo que reanudamos 150 palabras les comparto un pequeños cuento corto del baúl de los recuerdos.

Allyson Adeney

¿Y cómo es eso? Alguien pregunta…..

Sin palabras, sin risas, sin lágrimas en los ojos, sin aliento, sin sentimientos, sin dramas ni arrebatos…..simplemente danzando.

Danzando al amanecer, danzando al medio día, al atardecer que se adormece, al anochecer con su último suspiro, en medio de la noche con un canto triste y uno alegre, danzando y danzando……siguiendo las vueltas de una melodía confundida, dejándote llevar……

¿Y por qué? Por las alegrías, por las tristezas, por los desengaños y engaños, danzando por los amigos, la familia, los árboles y las flores….no existe un porque, simplemente sigo danzando….es un baile continuo…… con un ritmo incontrolable….es así….

¿Y quién danza? Alguien pregunta…..

Danzo yo, tu, nosotros y todos en estos tiempos y los pasados….una cadencia única e interminable y hasta casi contagiosa…..

¿Tú cómo bailas? Otro pregunta…

Yo bailo ayer, yo bailo hoy, yo bailo en sueños, yo bailo la risa, la nostalgia, la alegría…..yo bailo simplemente, es así….esta es la vida ¿o no?…….yo bailo azul.

¿Y por qué lo haces? sigue preguntando….

Porque la vida es bailar y volar al mismo tiempo…digo en un murmullo siguiendo las vueltas…..

¿Pequeño o grande?

Grande o Pequeño

Como ya lo sabrán Hervé Tullet es uno de mis autores favoritos para la literatura infantil, es simplemente inigualable, después de abrir un primer libro de él, lo adoptas inmediatamente.

Esta vez llega a nuestra biblioteca “Grande o pequeño” un libro didáctico para los más pequeñitos, con apenas unas cuantas palabras que hace crecer la imaginación de nuestros hijos mientras descubre lo que es grande y lo que es pequeño.

¡Que lo disfruten!

¿Ustedes conocen alguna otra obra de este autor? ¿Cuál es el libro favorito de sus hijos?

Como siempre gracias por participar en este blog.

Cantos de sirenas por la mañana…

Hoy no hay 150 palabras pero para no perder la dinámica de lunes de cuento corto les dejo esta historia de mi baúl de recuerdos.

¡Que la disfruten!

Redcheeksfactory.com

Sin más nostalgia que la dosis perfecta para pasar el día sin depresiones prematuras, la señora Bruni se transformaba en sirena, con aquellos cantos un par de minutos por la mañana, medio día y noche, eran suficientes para disipar los malos espíritus que intentaban estacionarse en el patio….

Una vez acariciada la melodía por todas las aves de la cuadra, podía empezar el día con una buena taza de te y un par de galletas bajas en grasa especiales para la edad que la acompañaba…era así desde el inicio del tiempo como se mostraba; con una media sonrisa preparada para estallar en carcajada a cualquier invitación; era así como los demás la veían simple y alegre; una señorona de buena edad que regaba sus flores y respondía con una mirada burlona y alegre a cada ocasión; sin saber que preparaba sus jornadas para evitar los malos demonios que amenazaban su cuadra y seres queridos, ¿quién lo diría un día?, la buena señora Bruni, que así sin más desapareció dejando un eco de música en su hogar; nadie sabía de donde venía, simplemente aparecía tres veces por día dejando un aire de bondad y dicha en la cuadra…

La gota de agua

En esta ocasión y de manera especial, por la entrada a las vacaciones me he permitido tomar tres palabras de semanas anteriores del sitio de Diario de algo especial publicado el 14 de diciembre de 2014 , en lo que se reanuda 150 palabras.

Pequeño, minúsculo, diminuto

Kecky.net

Brincaba de alegría, por fin lo había logrado, era un paso tan importante que tenía miedo de pestañar y perderlo de vista. Con sus grandes ojos llenos de emoción, se acercó a ver el pequeño ser dentro de la gota de lluvia, quería decirle tantas cosas que apenas podía abrir la boca sin atropellar las palabras.

Se quedó quieto un momento y acercó su oído al minúsculo ser, este que más bien era esta, le dijo con cortesía: Bienvenido, esta es la puerta que te llevará a otros mundos, para tus ojos diminuto, pero al pasar al otro lado será tan grande como tu imaginación.

La pequeña bailarina le hizo un gesto teatral de bienvenida, sopló una arena apenas visible de color dorado y el científico voló; era como si dentro de la pequeña gota, hubiera otra, como el efecto que hace un espejo al poner otro frente a el.

Nota:

150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento con ellas ¡de 150 palabras!

Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.

El reloj de arena (150 palabras)

Manchas, doce, compañía

5076de85a76a0dc1e54fdd8140bd0f10

Si tuviera que explicarlo de alguna manera sería por medio de un reloj de arena, se decía a si misma, las manchas que aparecían como pequeños fantasmitas al pasar de un lado al otro le recordaban la fragilidad de las cosas, ¡era alucinante!.

Su vida estaba dividida en dos fases, ella prefería estar arriba, por supuesto, no había tanto ruido y sobre todo era el momento de descansar de tanto correr por la vida. El viaje lo había hecho ya doce veces, esta vez sería la última, tendría que decidir si quedarse en la compañía número 34 y seguir haciendo infinitas investigaciones de terreno, o bien terminar sus días en alguno de los dos lados, no era fácil la decisión, adoraba lo que hacía, aunque sabía que decidiera cualquier cosa, siempre sería una aventura su vida. Si tan solo tuviera más tiempo….las dos dimensiones eran el lugar perfecto, eso sabía.

Nota:

150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento con ellas ¡de 150 palabras!

Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.

La Teje-Historias (150 palabras)

Hilos, leña, contar

3a95f2243ef7cc2c6f456df7a7c6233b

La cita era todos los sábados al caer el Sol, era una cosa maravillosa, por lo menos una vez en la vida había que ver a la anciana “Teje-historias”. Todo dependía de la prenda que hiciera y sobre todo de los hilos que traía, eran las piezas clave para toda la aventura.

Primero alineaba los hilos, separaba los colores, chupaba su dedo y lo ponía al aire para ver el sentido del viento, se quedaba pensando unos instantes y luego con una sonrisa que le daba la vuelta a la cara ponía la leña para lanzar el fuego, pero ese fuego no era cualquier cosa ya que de él aparecerían las imágenes de la historia conforme la anciana iba tejiendo. Contar la historia era breve, a veces más largas, pero lo mejor de todo, es que en ocasiones dependiendo de la noche y sus estrellas podías entrar a la historia….

Nota:

150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento con ellas ¡de 150 palabras!

Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.