¿Pequeño o grande?

Grande o Pequeño

Como ya lo sabrán Hervé Tullet es uno de mis autores favoritos para la literatura infantil, es simplemente inigualable, después de abrir un primer libro de él, lo adoptas inmediatamente.

Esta vez llega a nuestra biblioteca “Grande o pequeño” un libro didáctico para los más pequeñitos, con apenas unas cuantas palabras que hace crecer la imaginación de nuestros hijos mientras descubre lo que es grande y lo que es pequeño.

¡Que lo disfruten!

¿Ustedes conocen alguna otra obra de este autor? ¿Cuál es el libro favorito de sus hijos?

Como siempre gracias por participar en este blog.

Anuncios

Los juguetes juegan solos

Juguetes

Ayer después de un día movidito con el buen hijo, me quedé en la sala, con él en brazos por supuesto, y me puse a ver a mi alrededor…

Hace no más de un año mi casa no parecía juguetería, la buena hija quién por el momento se da a la tarea de redecorar los espacios con un juguetito por aquí, otros libros por allá y unos pañuelos de colores formados en fila india por toda la casa; eso sí, poniendo primero todos los de un color, seguidos de otro color y así sucesivamente hasta terminarlos.

Pero eso no es todo, desde que llegó el buen hijo, pegado a mi siempre, dicho sea de paso, además de la deco de mi hija, me encuentro con un corralito, una silla alta, un relax, un rebozo…y bueno el maxi cosi definitivamente lo escondo pues desde que Mumú es fan, mi vida (y el del bebé) han peligrado.

Y divagando en todo eso y oyendo de fondo la canción de la Cenicienta

Pensé seriamente en tener un hada madrina de tiempo completo para que se encargara de organizar esta casa, por lo menos que los juguetes se guardaran y limpiaran solos después de que la buena hija se fuera a dormir; pero esperé, y esperé y seguí esperando y nada de nada, simplemente ya tenía la tonadita de la canción en la cabeza en boucle y con un brazo ocupado y el otro libre, trataba de poner las cosas en su lugar. Historia de todos los días, aunque hay que ser justos, mi hija de vez en cuando arregla conmigo, pero ayer no fue el día, eso se los aseguro.

Y volviendo al tema del hada madrina, si el hada es de los años 50´s seguro ya está pensionada ¿no?, aunque debió de haber dejado y formado a alguien también, aunque mucho me temo yo no aparezco en su lista de prioridades, veremos más adelante.

Y entre tanto, entre las divagaciones que ya se iban más allá de la realidad; siempre con la cancioncita pegada hasta el último hueco del cerebro (recordaré cambiar la película o salir corriendo en esa parte). Miré a la pequeña que contenta saltaba de un lugar a otro jugando con una pelota, regalo del buen padre, que seguro que el día que la dichosa pelota aterrice en un plato de comida o rompa alguna cosa entenderán los dos que eso es para jugar afuera.

Y ya para no hacer el cuento largo, me dirigía al último sitio donde podía haber algún juguete perdido y me quedé sorprendida, supongo que es la mejor palabra para describir la escena. Estaban la mayoría de los muñequitos de Lego y Playmobil, junto con Mumú y una que otra muñeca viendo Cenicienta mientras unos la veían desde el sofá, otros comían, etc., La pequeñita simplemente estaba en su silla disfrutando del momento con grata compañía.

Pero ojo que no hay que mover nada, pues mi hija reclama con una letanía y manoteando que están ocupados viendo la película, así que cuidado de moverlos.

Estas cosas simplemente me sacan una sonrisa y un final feliz para un día que termina, en otro momento se arreglará el cuarto, total estas etapas pasan tan rápido…

¿Cuál es su mejor momento del día con sus hijos? ¿Sus hijos arreglan y desarreglan y vuelven a arreglar? ¿Ustedes tienen la suerte de un hada madrina? ¿Tienen alguna anécdota en torno a los juguetes que quieran compartirnos?

Gracias por ser parte de este blog.

La gota de agua

En esta ocasión y de manera especial, por la entrada a las vacaciones me he permitido tomar tres palabras de semanas anteriores del sitio de Diario de algo especial publicado el 14 de diciembre de 2014 , en lo que se reanuda 150 palabras.

Pequeño, minúsculo, diminuto

Kecky.net

Brincaba de alegría, por fin lo había logrado, era un paso tan importante que tenía miedo de pestañar y perderlo de vista. Con sus grandes ojos llenos de emoción, se acercó a ver el pequeño ser dentro de la gota de lluvia, quería decirle tantas cosas que apenas podía abrir la boca sin atropellar las palabras.

Se quedó quieto un momento y acercó su oído al minúsculo ser, este que más bien era esta, le dijo con cortesía: Bienvenido, esta es la puerta que te llevará a otros mundos, para tus ojos diminuto, pero al pasar al otro lado será tan grande como tu imaginación.

La pequeña bailarina le hizo un gesto teatral de bienvenida, sopló una arena apenas visible de color dorado y el científico voló; era como si dentro de la pequeña gota, hubiera otra, como el efecto que hace un espejo al poner otro frente a el.

Nota:

150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento con ellas ¡de 150 palabras!

Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.

La Teje-Historias (150 palabras)

Hilos, leña, contar

3a95f2243ef7cc2c6f456df7a7c6233b

La cita era todos los sábados al caer el Sol, era una cosa maravillosa, por lo menos una vez en la vida había que ver a la anciana “Teje-historias”. Todo dependía de la prenda que hiciera y sobre todo de los hilos que traía, eran las piezas clave para toda la aventura.

Primero alineaba los hilos, separaba los colores, chupaba su dedo y lo ponía al aire para ver el sentido del viento, se quedaba pensando unos instantes y luego con una sonrisa que le daba la vuelta a la cara ponía la leña para lanzar el fuego, pero ese fuego no era cualquier cosa ya que de él aparecerían las imágenes de la historia conforme la anciana iba tejiendo. Contar la historia era breve, a veces más largas, pero lo mejor de todo, es que en ocasiones dependiendo de la noche y sus estrellas podías entrar a la historia….

Nota:

150 palabras es una entrega dominical, creada por Marta, (DiarioDeAlgoEspecial) de una microhistoria o microrrelato, tres palabras de inicio, y habrá que crear un cuento con ellas ¡de 150 palabras!

Para conocer como nació esta idea de 150 palabras y las reglas, puedes hacer click aquí.

Las manos de papá

Este día del padre, fue un primer día como bipadre, decidimos regalarle a papá un libro que hablara de él y que pudiera compartir con sus hijos, creo que es un bonito regalo para este día, acompañado de sus primeros pasos artísticos de los pequeños que tanto disfrutan hacer y ofrecer a su papá…momentos que todos los niños van atesorando y en el que ofrecen creaciones propias dignas de un súper papá.

En la guardería ya desde el viernes empezaban los festejos, nosotros nos esperamos hasta el domingo para pasarlo únicamente con él.

Le regalamos este libro:

Las manos de papá

Las manos de papá de Émile Jadoul, es un libro lleno de imágenes con algunas frases que cuentan a través de las manos de papá como el bebé va creciendo y haciéndose camino ante la vida. Todo el libro muestra la máxima expresión de ternura entre papá y su hijo.

Maravilloso cuento para regalar este día del padre o bien para otra ocasión y dar rienda suelta a nuestros pequeños con unas hermosas imágenes.

Bésame mucho

9788499980225

Después de darle muchas vueltas al asunto, teniendo en cuenta todos los libros que se han ido apilando a un lado de mi cama, me decidí por este, lo había visto desfilar por todas partes y parecía que en general las personas que lo habían leído, les había funcionado o por lo menos les había dejado algo positivo.

La verdad es que pensé “Un libro más sobre educación infantil” así que un poco por saber de que trataba y un poco por ver si había encontrado el hilo negro para nuestros pequeños, me aventuré a su lectura, en el tiempo que mis hijos lo permitían, un poquito en las tomas de media noche o la madrugada otro poquito por aquí y bueno finalmente lo terminé, empresa nada fácil en estos días de bimaternidad.

Pero a los hechos, en general el libro habla de todas las corrientes para educar a los niños, despulga (por así decirlo) a cada una de ellas, llevándonos a lo más esencial, desde las más excéntricas hasta las que oímos como método infalible, cada una de ellas, nos va contando de manera muy amena cómo han cambiado los tipos de educación a lo largo de los años y sobre todo como es que el hecho de extra poner algunas de ellas a los adultos sería totalmente incoherente, en ocasiones irracional y hasta macabro.

Me gusta como va progresando el libro, como aborda las distintas corrientes, cómo habla de las nuevas teorías basadas en las viejas, como no hay nada nuevo y sobre todo como se repiten unas y otras.

Me hizo repasar un poco los conceptos que llevo en práctica y sobre todo ser más atentiva. Los niños necesitan ser entendidos y que los adultos se pongan a su altura, que el instinto materno es el que nos debería de guiar y hacer un retorno a lo básico, a lo natural, a una crianza con respeto, con amor, con besos.

El libro está dividido en distintos capítulos, primero habla del niño en general, de por qué se comportan de una manera u otra, de las teorías que el mismo autor no comparte hasta llegar al tiempo de calidad….nos va llevando de la mano de manera progresiva, desmiente libros y tendencias que al ser aplicadas hasta son contradictorias, esto me sorprendió pues es verdad que tenemos la tendencia a actuar de cierta manera dependiendo las circunstancias y muchas veces damos mensajes contradictorios a nuestros hijos, sin querer hacerlo.

Sin más, les digo que es un libro que vale la pena leer, en lo personal me ha hecho cambiar algunos hábitos haciendo de la convivencia en la casa mucho más placentera, explicándole a mi hija todo y poniéndome en su lugar, pues porque los niños son niños deberíamos actuar conforme a ello haciendo las cosas mucho más naturales, me gusta esto de basar la educación de nuestros hijos por medio del amor y el respeto.

Bésame mucho

Carlos González

Ediciones Temas de Hoy

Uno_Al_Mes

Uno al mes es una propuesta de Pilar en su blog Mamás Full Time, donde nos invita a hacer una reseña de algún libro leído y compartirla, la última semana de cada mes se publica en nuestro blog con el hashtag #UnosAlMes con el fin de recopilar fácilmente las entradas de los participantes y poderlas leer en su blog.