Historias de terror

e2f156d8ef723258e5a62ba3ae32004a

Me vino a la memoria una anécdota al leer el blog de La Psicomami, es verdad que cuando una tiene hijos, los puntos de interés van cambiando y las pláticas de sobre mesa también, lo que a una le parecía totalmente fuera de lugar en una platica entre amigas tomando el café, se vuelve punto de interés casi de tipo nacional sino es que internacional, para aquellas madres, en especial las primerizas. Con este artículo me he reído tanto, parecería que fuera pura ficción y cuando estas en ello ¡paf! Te cae de golpe y sin avisar la cruda realidad.

Hace algunos años, cuando cuidaba al hijo de una amiga, una mañana soleada, de esas que nunca pasan en este país, llegué a la casa de mi amiga y con la sorpresa el bebé andaba enfermo, una gripilla de esas testaduras que más que otra cosa hacen miserable la vida de los papás durante unos días, hasta que el virus emigra al cuerpo de porta bebé….en fin ese día soleado, mi amiga me dijo que había que limpiarle la nariz, ante mi asombro, sacó un instrumento del tipo Edad Media llamado “quita mocos” o “tira mocos”, no había botón de encendido o algún otro circuito o sistema que hiciera el trabajo, por el contrario, el artefacto era totalmente mecánico. Mi amiga con una sonrisa entre dientes al ver mi cara de horror y asco ante tal cosa, me dijo que este tipo de eventos eran totalmente de las madres de los hijos, cada quién llevaba a cuestas los mocos de sus vástagos.

Pasando el tiempo, un par de años, tuve a mi primer bebé, ella tan linda, tan chiquita, tan perfecta….y claro, ¡pasó! después de descifrar cada pañal, cada mueca, cada baba, etc., etc. Pues llegó lo inevitable, le agarró lo que sería un resfriado, lo cual conlleva, miles y miles de mocos haciendo un complot contra los padres, recuerdo que estaba sola y la pobre no podía respirar, entre que trataba de entender el chunche este, sacarle los mocos, tratar de que todos quedaran en el artefacto, no perder ninguno en la cama y la niña que lloraba como si la estuviera despellejando, el resultado fue, entre todo, más o menos aplaudible pero sin mucho éxito al final….acto seguido llamada desesperada al santo padre y trabajo de por vida para él. Yo lo hago muy de vez en cuando y solo en caso de extrema urgencia, otra de Malamadre que le sumo a la lista.

Ha pasado el tiempo, y entre una cosa y otra, novedades, nuevo embarazo, millones de cosas más, su papá se sigue encargando de eso….la anécdota, asquerosa anécdota….fue una madrugada donde la pequeña se sentía mal y había que limpiarle la nariz….en medio de las penumbras y un sueño a medias, oigo al santo padre, literalmente mentar madres, yo fiel y amorosa esposa, brinco y pregunto tímidamente que qué es lo que pasaba…silencio…mi hija ya respiraba pero el santo padre entre sofocos me decía que se había pasado parte de la sustancia en cuestión a su boca….¡Guacala! mi primera reacción fue reírme, la segunda, correr al baño para no vomitar del asco…..¡mi tolerancia a esas cosas es mínima!…pero como dirían “Lo que no te mata te hace más fuerte”…

71650cf4bde49412ba09175e9794b4ec

Si bien los mocos en su turno son parte del vocabulario de esta casa y los podemos catalogar en todos los colores, tipos, formas y de ahí saber en que estado evolutivo está la gripa, pero una cosa es la teoría y otra definitivamente la práctica, hay cosas que me sobre pasan…Nadie dijo que tener hijos fuera fácil, pero de ahí a todo lo que podemos llegar a hacer, agárrese quien pueda….

Son de las cosas que también dije, jamás en la vida, y aunque trato de mantenerme alejada, me toca…creo que por el resto de las sorpresas de la maternidad lo sobre llevamos….benditos niños y todos los bichos que pueden acumular.

¿Alguna historia de la vida real y sustancias tóxicas que quieran compartir?

Anuncios

A volar pajarito

Monicarretero

Resumen de los hechos:

Pues aquí el tema macabro de los viajes con niños, a sus tres meses de edad mi pequeña hizo su primer viaje en avión, y qué les digo, no solamente eso, sino que el viajecito duró 12 horas….un poco de antecedentes ante eso….

Primero, fuimos a ver al “pediatra de viajes”, le explicamos que queríamos salir con la pequeña y que el destino era México, para mi sorpresa ha sido de los pocos que no te ven con cara de “¿hay agua potable?” “¿fiebre amarilla?” “¿hay que comer?” ”¿En caso de emergencia hay hospitales?”….etc., etc., etc. Le puso una vacuna, para la edad y listo.

Segundo, el pasaporte, el cual se paga por un año, pero ojo que si el niño cambia, hay que cambiarlo completamente (como si siguieran iguales durante un año)….el problema es la foto, muchos requisitos y al final tienes una cara deforme que dicen es tu hija.

Tercero: Lista de cosas por llevar para el bebé, que como bien sabemos terminas cargando más cosas para la pequeñita que para ti misma, eso sin contar los alimentos que puedes o no pasar, si la carriola la subes, si esto, si el otro.

Estas fueron las bases para nuestro primer viaje en familia, luego, después de hacer un buen sondeo con las amigas, ellas aconsejaron comprar algún juguete (que seguramente se perdería en el avión), llevarle una sabana para que no estuviera en contacto con la tela en la que han pasado quien sabe cuantos miles de millones de niños… Yo por si acaso, un Ipad con un sin fin de canciones, un par de juguetes preferidos y un par de juguetes dispuestos a perder…

Una vez cerradas las maletas (después de mil), estresados y saliendo corriendo para llegar a tiempo, me puse a la pequeña en un canguro y muy orgullosa (obvio dejando ya las maletas, haciendo el check in y pasando todos los controles) me pavoneaba con mi hermosa hija por el aeropuerto….ese mismo día, atentado de bomba, corran para no perder el avión, nos quedamos dentro del avión por más de 40 minutos y con un calor que parecía el mismísimo infierno….eso sí el personal súper amable y atentos a cualquier necesidad tanto de la bebé como de la mamá, mi esposo se encargaba de cambiarla (gracias a Dios) y de pasearla de vez en cuando….la ida finalmente no fue tan dramática y sobre todo mi dulce retoñito durmió (cosa rara), de verdad que no pensé que fuera tan fácil…la única complicación que pudiera haber tenido y fue en breves momentos, es que cuando hay turbulencia hay que tener el bebé contigo (no en la camita que te dan), y claro como hay que esperarse eso pasa cuando ellos duermen como angelitos bajados del cielo, pero bueno, gajes del oficio y sinceramente en nuestras 12 horas nos fue muy muy bien, mientras uno comía, el otro cuidaba, mientras ella comía el papá dormía, pero al final no fue necesario ni el Ipad, ni los juguetes, ni nada…(aunque no se usen hay que ser precavidos)…

México , fue como un sueño, ella feliz de la vida, consentida por toda la familia, en especial sus abuelos que se derretían cada vez que la veían, hasta hicimos un viaje en coche a Guanajuato, simplemente fue genial!

Mi madre me lo decía

10d36bafa49cc9b274a8bcef087df487

Hace un par de meses cuando la buena hija tuvo a bien a mandarme un virus patrocinado por la guardería, donde dicho de paso, el juego predilecto es “pasémonos los bichos”.

Ni les cuento como me puse, me duró una eternidad y con el embarazo pues mala suerte paracetamol a todo lo que da…

En fin gajes del oficio, pero a todo esto la abuela decía “no te estas alimentando bien”, “no es posible que te enfermes a cada rato”, “toma vitaminas”….entre muchas otras….

Le decía que por un lado yo era el blanco predilecto de los bichos de este país y pues parecía que todavía no había hecho todos los anticuerpos correspondientes pues la guardería y su caja de Pandora en lo que a virus, gérmenes, bacterias y todo eso se refiere pues tenía que hacerme a la idea.

También le decía a la abuela, que comía bien, tomba vitaminas y cada mes me checaba todo eso en parte por el embarazo… pero como debe de ser la abuela seguía insistiendo, así que lo dejamos por la paz y seguimos con el paso de las semanas hasta que se acercó el gran día, el nacimiento de mi hijo y la abuela en casa.

También estaba el tema de que casi no veían a la nieta, pero entre los horarios y el humor volátil de mi hija en los últimos tiempos pues sí, en efecto eran pocas la visitas virtuales…También que debía enseñarle ir al baño, peinarla, etc…. ¡Ya saben estas abuelas!

En fin, con la distancia y los niños no es tarea fácil, pero al final una se organiza y como dirían todo entra en la diversión.

También hay que mencionar que la abuela es una abuela activa, que como buena mujer precavida, tomó vitaminas y todos los complementos alimenticios por si acaso….organizó un sin fin de actividades con la buna hija y pues ni qué decir, todo estaba fríamente calculado para pasar una buena temporada con ella.

¿y qué pasó? La buena hija contagió a la abuela con esos virus malditos de casi gripa, mi hija con un desorden casi bipolar a raíz de la llegada del hermanito a mantenido la casa patas arriba ¿qué si la familia la ve más seguido? Pues no ¿a qué hora? Tampoco sabe leer, ni ir al baño (aunque ya hay adelantos) y bueno se peina de vez en cuando, pero solo por la abuela.

Me da risa y ternura, querida mamá ¿ya ves cómo yo sí era un angelito? Mi pequeño terremoto controla la casa por el momento, pero que divertidas nos hemos dado. Tu cariño, cuidados, canciones y mimos son como siempre los recuerdo, ahora los comparto con mis hijos pero no dejan de llenarme de alegría. Y mi corazón late fuerte cada vez que te escucho.

Gracias abuela, aunque deberías de tomar vitaminas y alimentarte correctamente, ya no aguantas nadaaaaaaaa Jajajaja. Gracias por todo han sido unos días plenos y gracias a tus cuidados ya la llevamos ganada, también gracias al abuelo que le toca en breve, y no solo con la buena hija, sino el bebé, la hija mayor y por supuesto el santo esposo que cuenta los días para las vacaciones.

El sistema de salud y una mexicana (segundo round).

f37527257a33e012d15de7eb1201215b

¿Qué si saqué los guantes de box?, Recordarán la primera experiencia de parto en este bendito país.

Bueno pues esta vez de verdad que no hay queja, desde la “A” a la “Z” todo perfecto, también hay un poco de suerte en todo esto, me pusieron el catéter tres veces y la raquea otras tantas pero ya a estas alturas debería considerar que estoy mal hecha, y ahora hablo específicamente del servicio, profesionalidad, cabe aclarar que calidad de servicio, buenas prácticas y profesionalidad no son un mito de libros de marketing, ¡existe!, como debería de ser, como debe de ser. No entiendo cómo la gente se puede quedar con un: bueno, no me fue tan mal, podría ser peor….

Después de haberme peleado, mandado quejas, etc., en varios hospitales a la redonda, encontré el lugar ideal, el médico ideal, el servicio ideal. Insisto que aunque parezca “gratuito” tiene un costo que se llama “seguridad social” y todos lo pagamos, y sinceramente no es barato. Nada es gratis en esta vida ¿cierto?

Si las prácticas son diferentes, ahora ya no me sorprende tanto, no es lo mismo uno que otro (parezco Cantinflas)…pero dentro de todo quedé contenta y sobre cualquier otra cosa el recibimiento de mi hijo fue, esta vez, como lo esperaba, sin tanto estrés con mucho cuidado en un ambiente armónico cómodo e ideal para recibir a mi retoñito. Totalmente diferente, esta vez cada detalle fue celosamente cuidado.

Esta segunda vez también fue mediante cirugía, cabe mencionar que la segunda pesa un poquito más, y bueno aquí la cosa la curan con un Dafalgan (paracetamol) sea una gripa o una cirugía mayor el paracetamol es el rey…. y bueno las primeras 24 horas un par de medicamentos que duran lo que el Baxter dure en tu cuerpo, pero me doy de santos que haya algo en el inter, a dos años casi de diferencia, hay nuevas prácticas, como medicamentos más fuertes que te inyectan en el quirófano y duran 24 horas, ¡ese es el bueno! Pero breve, (¡deberían dártelo los primeros 15 días y no exagero!)

A dos años también, ya no te quedas 5 días, sino de 3 á 4, tiene sus pros y contras, pero dentro de todo, está bien, un poco latoso los medicamentos inyectados post-salida pero la verdad solo son detalles.

Ya en casa pues hay que adaptarse, ¿verdad que son lindos los muebles bajos?¿qué te dan un aire zen y de espacio en la casa? ¡Ja! Pues bueno cuando regresas del hospital los odias sobre todas las cosas, ya no sabes si de plano dormir parada o en el coche, pero también eso es pasajero.

Poco a poco una va tomando las riendas pero lo que quiero decir realmente es que si durante la intervención y nacimiento del bebé, no hubo tanto estrés, enojo y demás, la maternidad una la vive diferente, más cálida, más tranquila, mucho más relajada y esto vale oro, tanto para una como para la familia y sobre todo para el recién llegado.

Por cierto si necesitan una “sage femme” competente, cálida y entregada con su trabajo no dejen de hablarle a Estelle Di Zenzo En su gabinete también pueden encontrar un equipo que te prepara para el nacimiento de tu bebé, Preparación post-parto, masajes para el bebé, porteo, etc….Se los dejo como pequeño paréntesis.

¿Ustedes han tenido buenas experiencia en el hospital? ¿Qué cambiarían de las prácticas médicas desde el punto de vista del paciente?

Vamos a la playa oh oh oh oh oh

746ff22b1be3eb4d8275d80382d696c9

Recordando anécdotas pasadas, más precisamente las vacaciones en un lugar soleado, que aunque no fuimos a la playa estábamos con un clima de sueño…..

Claro que para eso fuimos antes con el pediatra, vimos que no hiciera falta ninguna vacuna, cremas de sol aptas para la pequeñita, que no tuvieran esto y el otro, consejos sobre la deshidratación, cuidados de piel, en fin el kit completo.

Pero antes de salir nos dijo: ¿han pensado en unos lentes de Sol?, a mi que en lo personal me choca vestir a los niños como adultos, pues eso de los lentes de Sol para un bebé no más no entraba en mis planes….El pediatra nos dijo que, desafortunadamente no se piensa mucho en los lentes de sol para los niños, y que son importantes ya que sus ojos son muy sensibles a la luz…Eso tiene sentido….me dije…

Por otro lado los adultos generalmente cargan con lentes para protegerse y finalmente no piensan en los ojos de sus hijos….es ahí cuando te siente “Mala madre, señalada con un dedo acusador”.

Después de la letanía nos dimos a la tarea de buscar “los lentes perfectos”, claro que fuimos a un par de lugares, preguntamos y bueno, que decir, no hay tantas opciones, el grado de los lentes es como si se fueran a esquiar, cosa que me parece graciosa poner a un bebé, pero bueno…ya en cuanto a modelos pues hay de todo, a mi en lo personal me gusta lo simple, sobre todo nada de dibujos animados, me choca, pero saben, en gustos se rompen géneros y lo importante es que el bebé adopte los lentes…pero ese es el segundo paso.

Pues bien, una vez que se tiene en la mano los dichosos lentes, hay que enseñarle al niño que hay que ponerlos, mi hija no le encantaba la idea, las primeras veces más bien quería jugar con ellos (mientras yo sufría y esperaba que no se metiera una de las patitas en un ojo, pero dejaría de ser yo en esos casos), luego le enseñábamos que papá y mamá tenían unos, y así funcionamos por unos días con pequeños lapsos de aceptación, hasta que finalmente ella los pedía (a su modo), pues cada vez que tenía el Sol en la cara, le molestaba y se daba cuenta que con ellos ya no pasaba nada….

Y esta es la historia de los lentes de sol, ¿ustedes pensaron desde el principio en unos lentes de sol para sus hijos? ¿Cómo lo aceptaron los pequeños?¿Les costó trabajo?

¿Y eso con qué se come?

orange-juice-drawing_300

Hay que buscar pediatra, uffff después de casi querer cachetear a los que pasaron de visita en el cuarto del hospital, claro pues tu tesoro, que tú lo tomas con delicadeza, lo cuidas como lo más preciado en este mundo, como lo que es y este clan de médicos, llegan y parece que te lo van a descomponer…. La primera vez que pasamos por eso, casi se me salían los ojos, aunque ya me habían dicho que los mueven por todas partes, no es lo mismo del dicho al hecho y ni con los tuyos, claro está.

Una vez pasando por lo básico del hospital, hubo que darse a la tarea de buscar uno de cabecera (si es que existe eso), Aquí en Bélgica hay una asociación por la que hay que pasar por lo menos una vez en lo que encuentras pediatra que se llama ONE, que es un organismo creado para proteger a los niños de entre 0 y 3 años, siguen el crecimiento del niño, te informan, te protegen de manera jurídica en algunos casos pero sobre todo es un apoyo a las familias.

Hay muchas personas que se quedan con la ONE, y otras que optan por un pediatra particular….claro que en caso de emergencia en los hospitales puedes ir directamente con el pediatra de guardia, en esos casos no hay ningún límite.

Nosotros optamos por un pediatra cerca de nuestra casa, nos informamos con los amigos y decidimos hacer una cita con él. Recuerdo que ese día lo miré fijamente tratando de descifrar cada detalle, cada gesto, cada manipulación, en fin parecía un caso de “encuentre al culpable” , finalmente, fue muy oportuno, amable, se presentó con mi hija de un mes, la verdad en ese sentido bien, otra cosa que me gustó es que estaba presente es decir que las llamadas las respondía, y eso es un alivio, una nunca sabe, fue el quién nos aconsejó ir con un pediatra de viaje, excelente por cierto, para la aventura de las vacaciones y 12 horas de vuelo.

Cabe mencionar, que nosotros nos mudamos a un mini pueblito, así que no es tan fácil tener las mismas opciones que si estuviéramos en la capital, pero dentro de todo, es viable una vida normal y médicos especializados y sobre todo que tengan ese tacto del cual tanto me quejo y no encuentras fácilmente.

Y bueno, ya para acabar la entrevista le pregunté al pediatra: ¿es paciente con las mamás? (oigan, es una pregunta totalmente legítima), se río y dijo sí, pero también tengo mis límites…. Creo que fue una excelente respuesta.

Claro que una puede pensar que es el doctor idóneo, pero al final del día una va a saber si es lo que uno espera cuando haya una emergencia. Desafortunadamente es así como funciona esto.

50c92d2b44b2e7f7863144e3d3d89d70

¿Ustedes encontraron pediatra fácilmente? ¿Los pediatras son como esperaban? ¿Cuándo han tenido emergencias o preguntas, están disponibles? ¿Cuál es su opinión?